Sigue pasos de su padre

0
94
“Junior” suma ya cuatro años en el medio de la lucha libre, en donde incursionó para seguir los pasos de su padre, Black Power.
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Rubén Jasso.-

Rudo cuando debe serlo, pero siempre dispuesto a mostrar su lado amable con los aficionados que acuden al Gimnasio “José Sulaimán Chagnón”, el pequeño guerrero “Junior” ha venido forjando su historia en la lucha libre junto a las estrellas victorenses que hoy por hoy deslumbran en el deporte de las llaves y los candados, pero sobre todo, al lado de un gran socio y mejor amigo: su padre Black Power.

Alegre cuando se trata de interactuar con el público y “entrón” con luchadores evidentemente mayores que él, “Junior” ha puesto todo su empeño en este deporte que además del esfuerzo físico, exige constancia y mucha disciplina para crecer día con día y ofrecer lo mejor de sí mismo arriba del cuadrilátero.

Con ocho años de edad y cuatro en el mundo de la lucha libre, “Junior” tiene muy claro que quiere seguir los pasos de su padre, a quien siempre acompaña y a veces saca de apuros cuando sus contrincantes parecen dominarlo, entrando en acción el pequeño guerrero para rescatar a “Black” de sus oponentes, destacando que los vuelos son parte de lo que más le gusta de la lucha libre y que su lado rudo, lo muestra cuando es necesario defenderse de los rivales.

Portando con orgullo su máscara y vestimenta en color azul antes de una lucha junto a su padre, “Junior” se toma unos minutos para platicar con este medio y hace la invitación a todos aquellos pequeños de Victoria y la región para que acudan al gimnasio del 27 Hidalgo si quieren aprender todo lo relacionado con esta disciplina.

“Invito a los niños para que vengan y sepan de lo que se trata la lucha libre, los invito aquí a la escuela ‘José Sulaimán Chagnón’ donde se aprende lucha libre con el profesor Fuego Latino de seis a siete de la tarde y cuando llegue su turno de subir (al cuadrilátero) va a ser su oportunidad”, comenta.

Mostrando madurez en sus palabras, el pequeño gladiador refiere que un entrenamiento requiere de varias horas “y lo que se tenga que tardar de días para que sea un luchador profesional”, afirma, al tiempo que agradece el apoyo que siempre ha recibido de todos sus compañeros desde que decidió incursionar en la lucha libre.

Respecto al conocimiento de su faceta como un atleta de los encordados entre su círculo de amigos, “Junior” menciona que en realidad sus mejores “cuates” si lo saben, pero muchos de sus compañeros todavía no, o hay otros que si saben pero no creen, de ahí que en varias ocasiones les ha extendido la invitación a todos ellos para que acudan a verlo en un entrenamiento, o mejor aún, en una función junto al elenco de “Guerreros de la Lucha Libre”.

Acerca de los compromisos foráneos en los cuales ha acompañado a su padre, el pequeño gladiador menciona que ha participado en carteleras junto a Black Power en Ciudad Valles, Tula y otros municipios.

Sobre sus gladiadores favoritos hablando del escenario nacional, con seguridad responde, “Primeramente mi luchador preferido era Rey Misterio pero ahora que conocí más y vi más, me gusta Psycho Clown porque me llama la atención dos cosas: su vestimenta y como lucha al momento de subir a un cuadrilátero”, sostiene.

Además de la lucha libre, “Junior” comenta que practica el básquetbol y el futbol en su escuela, cursando actualmente el tercer grado de primaria, donde por cierto, la materia que más le llama la atención, son las matemáticas, a diferencia de muchos niños de su edad.

Presente también en la charla y a pocos minutos de subir al cuadrilátero para otra batalla más en el Gimnasio “Sulaimán”, Black Power comenta que es una gran satisfacción luchar junto a su hijo, porque además, puede ser ejemplo a seguir para otros pequeños que deseen incursionar en este deporte.

“Me llena de orgullo que siga mis pasos y más que nada que le gusta y porque es un parte aguas ya que también gracias a él a muchos niños les entra la inquietud de llegar y practicar la lucha libre”.

Y al igual que su hijo, Black Power sostiene que esta disciplina requiere de un proceso que debe respetarse porque es la única manera de llegar a la meta que se pretende alcanzar.

“Como yo les comento y él lo dijo, es un proceso largo que se va llevando y el tiempo siempre lo va diciendo, estamos al pendiente, vamos trabajando con ellos ¿y porque no?,  ellos van ser las estrellas de Ciudad Victoria en un futuro”, puntualizó el experimentado luchador.

Comentarios