Leer para ser mejores

0
7

Ramón Durón Ruiz

Con un saludo al licenciado Antonio Martínez Torres

El humor del que goza el mexicano me ha enseñado que “el gran problema de este mundo es que los pendejos están seguros de todo, mientras que los inteligentes están llenos de dudas”, Y para disipar cualquier duda… necesitas entrar en acción. El sentido del humor te lleva a accionar frente al milagro del nuevo amanecer, a tener sentido de pertenencia y a encontrarte con tu sino.

Si buscamos en los entresijos del humor como debe ser, nos daremos cuenta que tiene características muy singulares, ha de ser: Breve, sí, breve y bueno: Dos veces bueno, pues el humor largo aburre; Claro, porque el lenguaje rebuscado y las palabras rimbombantes en lugar de dar claridad, confunden; Corto, para que atrape, como los knockout en el box; Sencillo, porque simplifica la vida, sin restar esencia;  Ingenioso, porque huele al sabio ingenio del pueblo; Inesperado, porque ahí es donde radica su secreto: en la sorpresa.

El humor también es desconocido porque nadie sabe el origen, nace de las entrañas de la voz popular como una catarsis colectiva, convirtiéndose en patrimonio de todos; Itinerante, porque es como el dinero, es para contarse y al trasmitirse de boca en boca y al hacerlo se va enriqueciendo con el ingenio popular; Imperecedero, porque no sabes dónde nace… Y tampoco donde termina.

El humor también es atemporal, porque que rebasa los entretelones del tiempo y del espacio; Prolífico, porque surge de la fuente inagotable de una vena popular llena de chispa; Multitemático, porque lo mismo toca el tema de la muerte, que de políticos, de curas, gallegos, cornudos, diputados, presidentes o candidatos, a ninguno lo sube más, a ninguno lo baja menos; y es Universal porque lo mismo se cuenta en el norte, centro o sur de México, que en otras latitudes… La universalidad hace que en todos lados lo sintamos nuestro.

La universalidad del humor, como dijese en “il postino”: “Los versos no son de quien los escribe, sino de quien los hace suyos”, y el mexicano tiene esa impronta sabiduría para lo que escucha o lee y le gusta, inmediatamente lo “tropicaliza”, haciéndolo suyo y dándole sentido de pertenencia.

Hay una anécdota que se le adjudica a Wiston Churchill, de que estando en la tribuna del parlamento, un compañero le hizo la seña de que traía el cierre del pantalón abierto, Churchill, sin perder la ecuanimidad, sube el cierre y dice:

— No hay problema, porque pájaro muerto, no abandona el nido.

La misma anécdota, cuentan que le sucedió al licenciado Emilio Portes Gil, estando en la sala de su casa acompañado de Don Alfonso Pesil Tamez y de otro amigo.

Igual acontece con la frase: “El que tenga marranos que los amarre… ¡El que no, pos no!” La primera referencia viene de Europa, después en México la usó el afamado alcalde de Lagos, pero en la actualidad, al recorrer el país me encuentro con gente que afirma: “Esa frase la puso el presidente municipal en la plaza, y es originaria de aquí”. ¿Qué es lo que sucede? Que en la universalidad del humor, le han dado sentido de pertenencia.

Cuenta un amigo veracruzano que cierto día un paisano que platicaba largo y tendido con Don Jesús Reyes Heroles, le dijo: Es una genialidad tuya, que aplaudo mucho, lo de la Reforma Política que has implementado.

El licenciado Reyes Heroles le dijo: Mira, en verdad el conocimiento es universal, nadie puede decir que es dueño de una idea, nada es nuevo en el mundo del conocimiento, en verdad que la idea no es mía, no sé dónde la leí o la escuche, yo simplemente la implementé en el momento histórico que vive la nación.

Lo mismo aconteció con el escritor, político y diplomático veracruzano César “El Tlacuache” Garizurieta (con la frase que como axioma matemático, es irrebatible),  “VIVIR FUERA DEL PRESUPUESTO… ¡ES VIVIR EN EL ERROR!”

La voz popular se lo adjudica a él, aunque su generación afirma que fue pronunciada en una comida, por un periodista amigo de ellos, del periódico El Universal.

Otro ejemplo de la universalidad del humor, se da en la política, muchas anécdotas atribuidas al general Álvaro Obregón o al oaxaqueño Heliodoro Charis; le son adjudicadas también a varios ex gobernadores de viejo cuño; la gente me comenta que ellos fueros testigos cuando sucedió.

Si hablamos de versos populares, estos no se quedan atrás, hay un Soneto al Menudo que en Internet se dice que es de “autoría de Francisco L. Bernal, sonorense”; Es ahí donde nuevamente se presenta la universalidad del humor, en Tamaulipas lo escuché de voz del musicólogo, agrónomo, humorista y mejor amigo, ingeniero Rodrigo Canales, de la siguiente manera:

“¡Oh menudo sabroso!, te saludo,

en ésta alegre y refrescante aurora,

en que reclamo comida, pues es hora

en que tú estás cocido y yo estoy crudo.

¡Oh manjar tan delicioso! que ha hecho historia

y que siempre debe colocar en la mesa una señora,

con más razón si es dama de Victoria,

la tierra favorita del menudo.

Por eso te distingo y te respeto,

y goloso te dedico éste soneto

en tu grato sabor en alabanza.

Canto mis versos frescos y elocuentes

en honor de tus cinco componentes:

panza, pata, chile, caldo y  tripas…

RICO MENUDO DE TAMAULIPAS”

Comentarios