Plato del día

0
3

Mariano Báez Aguilar

Síndrome del niño maltratado

“Muchos padres desconocemos las consecuencias

que ocasiona el maltrato físico y/o psicológico en los niños”.

El maltrato infantil ha existido desde los inicios de la historia, en todas partes del mundo, y se presenta en todos los niveles socioculturales.

Síndrome del Niño Maltratado es una expresión que se utiliza para hacer referencia a toda aquella situación de maltrato que incluye heridas graves, barreras al desarrollo normal, explotación sexual y abuso emocional.

Desgraciadamente aún existen personas que creen que los golpes son la mejor forma de educar al niño.

De ahí la importancia de que padres y maestros protejan a los niños que por ser seres indefensos que no pueden cuidar de sí mismos, y que en caso de detectar alguna situación de maltrato lo hagan del conocimiento de las autoridades, ya que se debe tener presente que aunadas a las heridas físicas, están las emocionales que impedirán el desarrollo normal del niño.

Se dice que un niño se encuentra descuidado cuando sus padres no le proporcionan los cuidados y atenciones necesarias como: bañarlo, vestirlo, alimentarlo, atenderlo en su educación, proporcionándole cuidados cuando llega a enfermarse, etc.

El niño maltratado es aquel que además de estar descuidado recibe malos tratos por parte de sus padres o por aquellas personas encargadas de su cuidado, llegando en ocasiones a presentar signos de brutalidad física y/o emocional.

Existen otros casos en que el niño a pesar de estar bien atendido en su persona recibe maltratos físicos y/o emocionales.

Se le ha denominado Síndrome del Niño Maltratado al “uso de fuerza física o moral en forma intencional o accidental dirigida a herir, lesionar o lastimar a un niño, ejercida por parte de uno de los padres o de otra persona responsable del cuidado del menor”.

En cuanto al maltrato físico se refiere cuando el niño es agredido físicamente por sus padres, o por personas que cuidan de él.

Las agresiones más frecuentes son: quemaduras con cigarros, azotes con reatas, cinturones, palos, etc.; hincarlos sobre objetos punzocortantes (vidrios, piedras, corcholatas); bañarlos con agua helada, encerrarlos en cuartos o baños, atarlos; obligarlos a tomar bebidas dañinas a su salud; obligarlos a ayunar prolongadamente, etc.

Existen casos de niños que a consecuencia de los golpes recibidos han llegado a presentar daños físicos, tales como parálisis de alguno de sus miembros, cojera, ceguera, mutilaciones, etc., incluso otros niños han presentado lesiones cerebrales que se manifiestan en disminución de sus capacidades para pensar, formar ideas, adquirir conocimientos, etc.

El maltrato físico puede llegar al extremo de causar la pérdida de la memoria y en ocasiones hasta la muerte.

En lo referente al maltrato emocional es cuando se agrede al niño mediante palabras, presiones, indiferencias, actitudes tales como culparlo de los problemas de los padres, rechazarlo, abandonarlo, desvalorizar sus capacidades físicas e intelectuales, o bien, acusarlo de tonto, incapaz, etc.

Todo esto trae como consecuencia que el niño no valore su propia persona llegando en ocasiones a buscar formas de autodestrucción como el suicidio.

Cuando el niño es maltratado puede llegar a presentar algunas de las siguientes características.

* Bajo rendimiento escolar.

* Apatía.

* Retraimiento.

* Tristeza.

* Temo y angustia.

* Hostilidad hacia el medio que lo rodea.

* Deseos de venganza.

* Evasión de la realidad.

* Impotencia para defenderse.

En sí, un retraso general en su desarrollo intelectual y emocional.

Tanto el maltrato físico como emocional ocasiona que el niño se forme como un ser inadaptado, que durante su infancia actuará en forma inhibida y tímida, y posteriormente al convertirse en adulto actuará de manera agresiva con las personas que lo rodean, y si llega a ser padre será un padre que golpeará a sus hijos porque así fue “educado” y erróneamente considerará que es la mejor forma de educarlos.

De ahí la importancia que los padres de hoy conozcamos las graves consecuencias que el maltrato acarrea, y se lo eviten a sus hijos.

Teniendo en cuenta que es más efectiva su educación cuando está basada en el afecto, la comunicación, la comprensión de los hijos como personas.

 

 

Comentarios