Conceptos Vigentes

0
16
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Buenas reflexiones

Tito Reséndez Treviño

1°- LA MALETA.- Un hombre murió. Al darse cuenta vio que se acercaba Dios y que llevaba una maleta consigo.

Y Dios le dijo:- Bien hijo es hora de irnos.

El hombre asombrado preguntó:- ¿Ya? ¿Tan pronto? Tenía muchos planes….  -Lo siento pero es el momento de tu partida.

– ¿Que traes en la maleta? preguntó el hombre. Y Dios le respondió, -¡Tus pertenencias!…

– ¿Mis pertenencias?- ¿Traes mis cosas, mi ropa, mi dinero?

Dios le respondió: – Eso nunca te perteneció, eran de la tierra.

– ¿Traes mis recuerdos? -Esos nunca te pertenecieron, eran del tiempo.

– ¿Traes mis talentos? -Esos no te pertenecieron, eran de las circunstancias.

– ¿Traes a mis amigos, a mis familiares? -Lo siento, ellos nunca te pertenecieron, eran del camino.

– Traes a mi mujer y a mis hijos -Ellos nunca te pertenecieron, eran de tu corazón.

– ¿Traes mi cuerpo? -Nunca te perteneció, ese era del polvo.

– ¿Entonces traes mi alma? -¡No! Esa es mía.

Entonces el hombre lleno de miedo, le arrebató a Dios la maleta y al abrirla se dio cuenta que estaba vacía….. Con lágrimas de desamparo brotando de sus ojos, el hombre dijo:

– ¿Nunca tuve nada?  Así es, cada uno de los momentos que viviste fueron solo tuyos. ¡La vida es solo un momento…! Por eso, mientras estés a tiempo disfrútalo en su totalidad. ¡Que nada de lo que crees que te pertenece te detenga…. Vive el ahora! ¡Vive tu vida sé feliz…! ¡Y no te olvides de compartir tu felicidad, tus talentos tu tiempo, regala amor, es lo único que realmente vale la pena! Las cosas materiales y todo lo demás por lo que luchaste, se quedan aquí! ¡NO TE LLEVAS NADA! “Valora a quienes te valoran, no pierdas el tiempo con alguien que no tiene tiempo para ti”.

2°- EN VIDA, HERMANO, EN VIDA.- Hoy recordaremos a una gran escritora tamaulipeca como lo fue Anamaría Rabaté, quien en su reflexión “En vida hermano”, dejó una gran lección de vida…

En Vida, Hermano, en Vida. Si quieres hacer feliz, a alguien que quieres mucho, díselo hoy, sé muy bueno…

En vida, hermano, en vida.

Si deseas dar una flor, no esperes a que se mueran, mándala hoy con amor….

En vida, hermano, en vida.

Si deseas decir te quiero “a la gente de tu casa, al amigo cerca o lejos…

En vida, hermano, en vida.

No esperes que se muera la gente para quererla y para hacerle sentir tu afecto…

En vida, hermano, en vida.

Tú serás muy feliz, si aprendes a hacer felices a todos los que conozcas…

En vida, hermano, en vida.

Nunca visites panteones, ni llenes tumbas de flores, llena de amor corazones…

En vida, hermano, en vida.

3°- INCREÍBLE.- Un matrimonio bautizó con la palabra “Increíble” a su hijo, porque tenían la certeza que haría increíbles cosas a lo largo de su vida.

Lo cierto es que, lejano a aquel mandato familiar, Increíble tuvo una vida equilibrada y tranquila. Se casó y fue fiel a su esposa durante setenta años.

Los amigos le hacían todo tipo de bromas, porque su nombre no coincidía con su estilo de vida.

Justo antes de morir, Increíble le pidió a su esposa que no pusiera su nombre en la lápida, para evitar cualquier tipo de bromas.

Cuando murió, la mujer obedeció el pedido, y puso, humildemente: “Aquí yace un hombre que le fue fiel a su mujer durante setenta años”.

Increíble, pero suele suceder…

4°- TAMBIÉN SUELE SUCEDER.- Este caso es todo lo contrario del anterior cuento. Se dice que en una ocasión una viuda joven acudió al panteón para preguntar dónde había quedado la tumba de su esposo…

¿Como se llamaba su marido? Preguntó el sepulturero… – Juan Pérez, -contestó la viuda- ¿Juan Pérez? – No señora el panteón está lleno de ese nombre. -Dígame una seña particular que lo distinguió en vida a su marido. -Bueno, contestó la viuda, el me dijo que si yo lo hacía tonto después de su muerte, él se daría una vuelta por cada vez que yo lo engañara- ¡Ah entonces usted se refiere a Juan Pérez el reguilete! Por ahí hubiéramos comenzado mí estimada dama…

Lo mejor para este fin de semana, pero siempre en compañía de su familia.

Comentarios