El Universo De Maxwell

0
14
Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos

Una luz de esperanza

Rodolfo A. Echavarría Solís

“La ciencia es un intento, en gran medida logrado, de entender el mundo, de conseguir un control de las cosas, de alcanzar el dominio de nosotros mismos, de dirigirnos hacia un camino seguro”.

Carl Sagan

 

En uno de sus libros más conocidos, Carl Sagan narra la siguiente anécdota: cierta ocasión en que tomó un taxi después de salir de un aeropuerto, el chofer lo reconoció y le preguntó si en verdad era el científico famoso que aparecía en televisión. Cuando Sagan le contestó que, en efecto, sí lo era, el taxista se puso feliz y le comentó que le haría unas preguntas sobre ciencia.

La decepción llegó pronto, el chofer comenzó a pedirle su opinión sobre los extraterrestres congelados por el Gobierno de los Estados Unidos, la comunicación con los muertos, las profecías de Nostradamus, la astrología, y otros temas populares. Sagan le contestaba a cada pregunta con argumentos científicos para demostrarle que todo eso no tenía ningún fundamento. Al llegar a su destino, el taxista estaba profundamente decepcionado, pensativo y algo molesto.

En realidad, ese taxista era un hombre que leía bastante y buscaba el conocimiento, pero había sido mal dirigido por un sistema educativo y unos medios de comunicación que no permitieron que la ciencia llegara a él. Tampoco le habían dicho que la ciencia le puede ofrecer temas mucho más interesantes que los que había leído. Del conocimiento científico y de todo lo que nos puede dar hablaremos en esta ocasión.

 

SUPERSTICIÓN

En el tema de supersticiones la situación en México es decepcionante –consecuencia del bajo nivel educativo–, millones de personas siguen guiando su vida diaria con base en su horóscopo. No se ponen a pensar que no tiene ningún fundamento y que, si fuera cierto, significaría que su forma de ser y su vida se definen por el momento en que nacen. Otros tantos siguen recurriendo a brujos y charlatanes para intentar curar enfermedades o protegerse de supuestas envidias.

Un ejemplo típico son las personas que dicen adivinar el futuro a través de lo que sueñan; no se ponen a pensar que de tantos sueños que se tienen todas las noches, uno quizás por coincidencia –o porque, precisamente, en los sueños se reflejan las situaciones que están viviendo–, se cumple; pero si llevaran a cabo un análisis estadístico serio y anotaran todo lo que sueñan cada noche para ver si sucede, comprobarían que sólo un porcentaje bajísimo llega a cumplirse.

 

LA LUZ

La ciencia nos ofrece un camino para entender cómo funciona el universo, nuestro mundo, nuestro cuerpo, el reino animal y vegetal, entre muchos otros temas. Mediante un método basado en la observación, la experimentación, el análisis y la comprobación, enuncia leyes que nos explican los fenómenos.

Contrario a lo que se pueda pensar, ninguna teoría o ley científica es definitiva, siempre se están volviendo a comprobar hasta que, en algunos casos, resulta que no se cumplen bajo ciertas condiciones. Un ejemplo son las leyes de Newton, las cuales funcionan perfectamente en las condiciones en que nos movemos día a día, pero a velocidades cercanas a la de la luz, o en el mundo microscópico no es así, lo que llevó al desarrollo de la teoría de la relatividad y de la mecánica cuántica.

La ciencia nos ofrece un sinfín de temas de investigación en todas las áreas, desde nuevos materiales, medicinas, transporte, genética, tecnología. Algunos de ellos sumamente importantes para el futuro de la humanidad como puede ser la cura del cáncer, los viajes al espacio, la posibilidad de alargar la vida del ser humano, las tecnologías para disminuir la contaminación y el cambio climático, entre otras.

Pensemos que ahora los tratamientos médicos curan enfermedades que hace años eran atribuidos a demonios (lamentablemente, en nuestro país muchas personas siguen pensado así). Sin embargo, la ciencia no es perfecta –y los científicos menos–, ha habido casos de mal uso de los descubrimientos científicos, pero siempre está corrigiéndose a sí misma.

Otro punto importante de la ciencia es el debate de las ideas, un científico debe presentar sus descubrimientos y defenderlos ante sus colegas, algunos de los cuales, apenas iniciada la presentación lanzan una descarga de cuestionamientos ante las nuevas ideas. Incluso, los aprendices de científicos, ya sean de licenciatura, maestría o doctorado pasan por un proceso de formación en el que exponen su trabajo ante un comité de profesores que cuestionan su trabajo.

 

SITUACIÓN EN MÉXICO

No existe un mejor camino para que un país salga adelante que el estímulo a la actividad científica. Parece un cliché muy gastado el mencionar que países como Alemania –que quedó devastada por la guerra– y Japón –al que le arrojaron dos bombas atómicas– salieron adelante impulsando la educación, la ciencia y la tecnología, pero es cierto.

A pesar del momento tan crítico que vivieron, ninguno de estos países se quedó estancado ni se dedicó a culpar a los norteamericanos de todos sus males, como hacemos nosotros, que culpamos de todo a “los gringos” (y además a los españoles –quienes se fueron hace 200 años de estas tierras–), sino que entendieron que a través de la ciencia podían lograr un mejor nivel de vida para sus ciudadanos.

De acuerdo a datos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en el año 2000 en México se invertía en ciencia y desarrollo apenas el 0.35 por ciento del Producto interno bruto (PIB). Un porcentaje menor, ya no digamos a países como Alemania y Estados Unidos, sino a otros como España y Brasil. En el mismo año había en nuestro país 0.65 científicos por cada diez mil habitantes, a diferencia de los tres que tenía Chile, los once de Canadá o los 42 de Japón.

El impulso a la educación, la ciencia y la tecnología representa la oportunidad para que nuestro país avance y salga de los problemas que vive actualmente. Aunque es justo decir que la inversión en ciencia y tecnología ha aumentado, todavía nos encontramos lejos de los niveles que tienen los países desarrollados. Es un trabajo que tomará décadas y cuyos frutos se verán dentro de varias generaciones, por lo que es necesario continuar y aumentar estos apoyos.

 

UNA FORMA DE VIDA

La ciencia es también una forma de pensar, de vivir, basada en la búsqueda continua de nuevos conocimientos, de maneras de contribuir al mejor desarrollo de la vida en nuestro planeta. Incluye como elemento importante cuestionarse todo lo que leemos y vemos. Es increíble cómo tantas personas aceptan una información por cierta sólo por el hecho de verla publicada en las redes sociales, sin hacerse las preguntas mínimas necesarias para comprobar su veracidad.

 

CONCLUSIÓN

El desarrollo de la ciencia es muy importante, en particular para países como el nuestro. Es el medio para comprender el Cosmos y encontrar soluciones a los problemas que nos plantea el futuro de la Humanidad. Para finalizar, quiero dejar un texto de Carl Sagan.

“Un ser extraterrestre recién llegado a la Tierra –si hiciera un examen de lo que presentamos principalmente a nuestros hijos en televisión, radio, cine, periódicos, revistas, cómics y muchos libros– podría llegar fácilmente a la conclusión de que queremos enseñarles asesinatos, violaciones, crueldad, superstición, credulidad y consumismo. Insistimos en ello y, a fuerza de repetición, por fin muchos de ellos quizá aprendan. ¿Qué tipo de sociedad podríamos crear si, en lugar de eso, les inculcáramos la ciencia y un soplo de esperanza?”.

 

[email protected]

 

 

 

Comentarios