Conceptos vigentes

0
22
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Al son que me toquen…

Tito Reséndez Treviño

 

1°- BAILO.- El diente miente, la cana engaña, la arruga desengaña… Pero el pelo en la oreja, ni duda deja.

Si usted ya llegó a los 60 años o está por llegar, cuídese de todo, de todos y de todas.

¿Le han contado el cuento de que usted está en su mejor edad?

¡Patrañas! Eso fue a los 30 y a comienzos de los 40, cuando repetir de todo no sólo no hacía daño, sino que era posible y hasta motivo de orgullo y de jactancia.

Pero a los 60 “repetir” es palabra maldita y prohibida… Veamos: ¿Repetir matrimonio? ¿Con qué, y a qué hora? ¿Repetir frijoles? ¿Y los gases qué?

¿Repetir el acto sexual? Será dentro de una semana (con suerte).

Después de los 60, no hay vuelta posible: ¿Volver a ser papá? ¿Y las desveladas y agachadas? No gracias.

¿Fiestas hasta que amanezca? Muerte súbita. ¿Volver a trotar? Infarto seguro.

¿Volver a nadar? Será flotar. ¿Volver a cantar? Te ahogas, mi vida.

¿Beber como antes? Ahí viene la cirrosis.  Después de los 60 todo es grave, de cama, de muerte. Un catarro es una bronquitis.

Un resfriado, es una neumonía. Un barrito, es cáncer.

Una tos, es tisis.

Un golpe, es un hematoma. Un chicharrón, es diente perdido.

A partir de los 60: ¿Un dolor de cabeza? Es un derrame. ¿Un dolor en el pie? Es gota.

¿Dolores en las manos? Es artritis. ¿Un olvido absurdo? Demencia senil.

¿Una tiritada por frío? Es Parkinson. ¿Un estornudo? Es tuberculosis.

¿Una oclusión intestinal después de los 60? Es cáncer de colon.

¿Sed? Diabetes. ¿Un kilo de más? Retención de líquidos! Un kilo de menos… ¿será leucemia?

Orinar a media noche, es próstata. A los 60, lo que no crece se cae o no funciona igual.

Se cae el pelo en la cabeza, pero crece en la barbilla, en las orejas, en la nariz.

A los 60 todo es peligroso: Sonarte fuerte, es hemorragia nasal. Visión borrosa, son cataratas.

Cera en los oídos, otitis. Insomnio, es ataque depresivo.

Si después de los 60, usted se despierta y no siente nada, es porque ya se murió.

Te dejo, porque es hora de echarme mi medicina, aunque sea de Metamucil  o Natureti…

Amanecimos respirando, el resto es ganancia. ¡Disfrutemos y vamos bailando,  lo que nos vayan tocando!

“El viento y las olas van siempre a favor de quien sabe navegar”.

“Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro.

2°- ME SIENTO COMO UN CAÑÓN.- Ha llegado la vejez con idea de destruirme, pero yo me he puesto firme y contra ella lucharé.

El pasado que se fue sacó ida sin regreso y no conforme con eso, se llevó mi juventud, dejándome sin salud, fea, vieja y sobrepeso.

Pero creo que estoy sana, no soy persona achacosa, aunque tengo venas varicosas y un tobillo que se inflama.

A veces cojo la cama, aunque me duele un riñón, fatiga en el corazón, mucho dolor en los huesos y a pesar de todo eso, ME SIENTO COMO UN CAÑÓN

Todos tenemos problemas aunque piensen lo contrario. A mí a veces los ovarios, me ponen en un dilema.

Cuando tengo alguna pena, siento una gran presión que me empieza en un pulmón y me llega hasta los sesos y, a pesar de todo eso, ME SIENTO COMO UN CAÑÓN.

Yo pienso que estoy “entera” y lo voy a demostrar, aunque luego al caminar me moleste la cadera.

Para caminar afuera yo necesito un bastón evitando un resbalón en la calle… un tropiezo y, a pesar de todo eso, ME SIENTO COMO UN CAÑÓN.

Tengo en el brazo bursitis, dolor en una costilla y me falla una… rodilla porque padezco de artritis.

En una pierna flebitis y en el cuerpo comezón y se me encoje un tendón que el cuello me pone tieso y, a pesar de todo eso, ME SIENTO COMO UN CAÑÓN.

Si cuenta no quiero darme de que mi rostro está viejo al pasar frente a un espejo yo trato de no mirarme y aunque trato de engañarme y vivir el “maratón” yo les quiero repetir, ME SIENTO COMO UN CAÑÓN.

Buen día y feliz Día de la Madres.

Comentarios