Perspectiva caballera

0
21
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Ganadores y vencidos

 

Por Marco A. Ramírez

 

El aún no oficial pero casi irreversible triunfo del candidato panista a gobernador ha eclipsado las victorias de otros candidatos no priistas a nivel de los municipios y diputaciones locales. El PRI queda herido, fracturado, aturdido, atónito; sus esperanzados militantes no paran de preguntarse a sí mismos y entre ellos “¿Y ahora qué?”; muchos funcionarios empiezan desde ya a vérselas negras porque no saben cómo le van a hacer sin la “compe” (sic). Parece definitivo que en ésta el PRI no gana, no hay forma, queda vencido a causa de un candidato supuestamente débil y no-idóneo que no pudo contra el hartazgo colectivo.

Si el candidato del PRI para gobernador era “el bueno” o no, ya no importa, por ganas no quedó. Baltazar siguió la estrategia que le dictó su equipo de trabajo, hasta intentó desmarcarse de sus antecesores diciendo lo que ya sabíamos “no soy Tomás, ni Eugenio, ni Egidio”; obviamente no es ninguno de ellos pero ¿Por qué no más bien decir que no es como ellos? ¿Qué le faltó a Baltazar para decir que, a pesar de su filiación partidista, no es como ellos?

Francisco no gana necesariamente por bueno, gana por un mercadeo electoral bastante decente, pero más que todo gana porque el pueblo razonó su voto y al ser el único con posibilidades reales recibió el voto útil de la gente sin necesariamente convencer con sus propuestas o su capacidad o de que el que PAN sea lo mejor para el Estado. Gana Tamaulipas con una anhelada alternancia parida por una participación ciudadana ejemplar y un proceso electoral sin mayores sobresaltos, gana el pueblo con la esperanza de los cambios propios de la alternancia.

Al cierre de las casillas los del PRI aún estaban confiados, hasta salieron a declararse ganadores y cantar victoria, de alguna forma estimaban que estaban arriba por tres puntos. Conforme avanzó la noche y el PREP empezó a reportar, lo esperado se hizo evidente y los tricolores empezaron a sentir el frío del desprecio popular, no los venció Francisco, ha sido el pueblo quien los ha puesto de rodillas.

En un escenario imaginario, Beltrones hace amarres con Peña y la cúpula del PRI en Tamaulipas para un último intento de recuperar el Estado. El comité de contrainteligencia política analiza cada posible cosa que pueda servir para hacer caer a Francisco, un secuestro más queda descartado, fotos manipuladas también, un video para mal informar sobre un posible periodo de 12 años del virtual ganador que además luego entrega Tamaulipas a Estados Unidos (que por cierto no estaría nada mal) tampoco es opción ya. Alguien se acuerda de la casa en Soto la Marina y se debaten opciones. El plan por ahora es perfil bajo hasta el otoño.

El PRI deja de gobernar Tamaulipas y algunas alcaldías porque ese ha sido el mandato de la gente, de eso se trata la democracia. Que si todavía unos y otros utilizan viejas prácticas de compra o coacción del voto, sí, pero es un hecho que hay una madurez social en cuanto a entender el poder del voto que por sí solo tal vez no cuenta pero multiplicado por muchos hace la diferencia. Lo mejor que le puede pasar a Tamaulipas es reconocer que este cambio es para bien, que el pueblo es el que manda y que el gobernante que no sirva debe regresar de donde llegó. No hay perdedores, sí hay vencidos.

Se dijo primero aquí. En una semana, otro escenario.

Avui no és demá.

Email > [email protected]

Twitter > @maramirezx

Comentarios