Conceptos vigentes

0
42
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Deja Vu

Tito Reséndez Treviño

 

 

1°- ¿QUÉ SIGNIFICA ESTA EXPRESIÓN?.- Es una de las sensaciones más extrañas que experimenta nuestro cerebro y de la que somos conscientes a lo largo de una milésima de segundo. Nuestro organismo es casi perfecto, pero, como todo, tiene sus pequeños fallos y el Déjà Vu (término por el que se conoce este hecho) es uno de ellos.

La extraña sensación que sentimos de haber vivido, visto o sentido un hecho, que nos está ocurriendo en ese momento, está provocada por una anomalía de nuestra memoria. Concretamente es por una pequeña actividad epiléptica que se registra en la zona del lóbulo temporal de nuestro cerebro. Ello hace que éste envíe por separado y con una milésima de segundo de diferencia (por poner un ejemplo de tiempo práctico) el mensaje de lo que estamos viendo y el de lo que sentimos en ese preciso instante, lo que hace que nuestra mente registre ese acto y/o momento como algo ya vivido anteriormente.

Ese pequeño chispazo hace que lo que sentimos, visitamos o vivimos (déjà sentí, déjà visité o déjà vécu) en ese instante ya lo hemos experimentado anteriormente, pero con el inconveniente de que no tenemos más datos precisos sobre esa situación, sintiendo una extraña rareza que nos desconcierta por no saber responder cuándo y cómo estuvimos en aquel lugar, el cual es, posiblemente, la primera vez que visitamos.

La traducción de DÉJÀ VU es ‘ya visto’ y el término fue acuñado por Émile Boirac en 1917, en el libro “El futuro de las ciencias psíquicas”, un ensayo en el que quería vincular la sensación de lo ‘ya vivido’ con los fenómenos paranormales y parapsicológicos del que era un gran defensor.

Evidentemente, esta pequeña anomalía que le sucede a nuestra memoria, nada tiene que ver con falsas creencias vinculadas con pseudociencias, premoniciones o absurdas videncias.

Por su parte el psicólogo Edward B. Titchener, en su libro de texto de Psicología (1928), explica el “déjà vu” como causado por una persona que tenga una breve visión de un objeto o situación, antes de que el cerebro ha terminado de “construir” una percepción consciente total de la experiencia. Una “percepción parcial” tal luego se traduce en una falsa sensación de familiaridad.

Enfoques científicos rechazan la explicación de déjà vu como “precognición” o “profecía”, sino más bien lo explican como una anomalía de la memoria, lo que crea una impresión distinta, que una experiencia, es “ser recordado”.

Una teoría es que los eventos se almacenan en la memoria antes de que la parte consciente del cerebro incluso reciba la información y la procese. Sin embargo, esta explicación ha sido criticada argumentando que el cerebro no sería capaz de almacenar información sin una entrada sensorial primero.

Otra teoría sugiere que el cerebro puede procesar la información sensorial (quizás todas las entradas sensoriales) como una “memoria en curso”, y que por lo tanto durante el evento en sí, uno cree que es un recuerdo del pasado.

Experiencias de déjà vu que son inusualmente prolongadas o frecuentes, o en asociación con otros síntomas como alucinaciones, es un indicador de enfermedad neurológica o psiquiátrica.

Por otra parte, la experiencia del déjà vu suele ir acompañada por una convincente sensación de familiaridad y también por una sensación de “sobrecogimiento”, “extrañeza” o “rareza”. La experiencia “previa” es con frecuencia atribuida a un sueño, aunque en algunos casos se da una firme sensación de que la experiencia “ocurrió auténticamente” en el pasado.

Se han invocado a los sueños, la reencarnación e incluso el viaje extra corporal como explicaciones a este fenómeno. Además, algunos sugieren que leer una descripción detallada de un lugar puede desembocar en este sentimiento cuando más tarde se visita.

El espacio se agota y no nos resta más que desearle un bonito fin de semana…