Facetas

0
20
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Hazel Valdez Blackmore.-

Curando la soledad

Katie Hafner, escritora inglesa publicó un interesante artículo sobre la soledad en la vejez y la importancia de curarla.

La palabra “soledad” es una pena callada que se puede volver un serio problema de salud. La palabra soledad indica debilidad social o incapacidad para valerse por sí mismo.

Para los ancianos la soledad puede ser una situación muy dolorosa por lo que lo que es muy importante buscar distracciones y tratar de ser feliz.

Es cierto que es muy difícil pues hay días en que no hablamos con nadie. Pueden pasar varios y solo recibimos una que otra llamada o vemos alguna persona que conocemos o algún familiar.

Es tan importante el contacto con otras personas que conviene acercarse a ellas, aunque sea por teléfono.

Lo que es muy necesario es hablar con alguien pues hay días que pasan completos y únicamente hablamos solos… aunque nos tilden de locos.

Hafner comenta que la soledad puede llevar a enfermedades físicas y a dañar las funciones cognitivas. Una pena callada puede causar un problema serio de salud, por lo que es necesario curarla. Puede llevar a enfermedades físicas y a dañar las funciones cognitivas.

La doctora Carla M. Perissinotto, geriatra en la universidad de California, en San Francisco, declaró que “los profundos efectos de la soledad sobre la salud e independencia son un problema crítico de salud pública.

Y neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachussets identificaron una región del cerebro que genera sentimientos de soledad y tiene vínculo con la depresión.

Las mujeres y los hombres lidiamos de manera diferente con la soledad. Las mujeres necesitamos comunicarnos, hablar, aunque sea por teléfono y los hombres llenan la soledad leyendo, platicando con amigos, participando en algún deporte, viendo películas o televisión.

Lo importante es no sumirnos en la soledad y disfrutar de los últimos años de nuestra vida.

 

Comentarios