Arrastran desórdenes en crecimiento urbano

0
310
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Las principales ciudades de Tamaulipas padecen un crecimiento urbano desordenado, producto de la corrupción o falta de voluntad política por parte de los alcaldes para aplicar la ley, afirmó Gerardo Villaseñor Montes.

El Subsecretario de Ordenamiento Territorial del Gobierno del Estado dijo que el problema prevalece en la mayor parte de Tamaulipas, pero se hace más evidente en las ciudades más importantes.

“No se aplicó la ley por decisiones que tienen que ver más con lo económico que con lo social”, indicó.

Señaló a los alcaldes como los principales culpables de la situación, porque son los primeros obligados a hacer respetar los ordenamientos normativos en la materia.

“El Gobierno del Estado solamente dictamina. Es como una criba: Sin duda los primeros culpables son los alcaldes”, indicó.

Para evitar que las nuevas administraciones municipales sigan agravando el problema, se les pedirá a los presidentes municipales que valoren cada permiso de asentamiento urbano que autoricen.

Dijo que el desorden de desarrollo urbano genera comunidades conflictivas, hacinamiento, y exacerban los problemas sociales, como la pobreza.

Revertir la situación implicará mucho dinero y tiempo para la administración estatal, pero es algo a lo que no se le puede sacar la vuelta.

“Sin duda empezaremos por las principales ciudades de Tamaulipas, porque implicará mucho dinero”, indicó.

Cabe señalar que otras instancias de gobierno, como la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra (Corett), han señalado que en municipios del sur del estado existen miles de familias viviendo en áreas de riesgo por ser zonas susceptibles a inundaciones.

En otros municipios, incluido Victoria, se permitió la creación de asentamientos humanos en áreas donde resultara imposible dotar a las familias de servicios básicos como agua, drenaje y electricidad.

La situación se ha generado por la falta de voluntad y de decisión de las autoridades municipales para impedir la creación de esas colonias o fraccionamientos.