Desde Argentina

0
39
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

EL LADO OSCURO DE DONALD TRUMP

Hernán Andrés Kruse.-

Donald Trump no necesitó mucho tiempo para dar a conocer el lado más oscuro de su personalidad. Sin embargo, cabe reconocer que, al menos hasta ahora, no es un hipócrita ya que desde que asumió el 20 de enero viene cumpliendo con lo que prometió en la campaña electoral.

El flamante Presidente siempre se refirió en duros términos a México. He aquí algunas de sus frases más “picantes” que rememora BBC Mundo:

  1. a) “México tuvo una gran noche en los Oscar. Y cómo no, si está acostumbrado a arrebatarnos lo nuestro más que ninguna otra nación” (24 de febrero de 2015, luego de que Birdman, de Alejandro G. Iñárritu, arrasara en la premiación).
  2. b) “No quiero nada con México más que construir un muro impenetrable y que dejen de estafar a EEUU” (seis de marzo de 2015, vía Twitter).
  3. c) “México no se aprovechará más de nosotros. No tendrán más la frontera abierta. El más grande constructor del mundo soy yo y les voy a construir el muro más grande que jamás hayan visto. Y adivinen quién lo va a pagar: México” (11 de mayo de 2015, Routh Carolina Freedom Summit).
  4. d) “México no es nuestro amigo. Nos está ahogando económicamente” (16 de junio de 2015, discurso de lanzamiento de su candidatura para las primarias del Partido Republicano).
  5. e) “Cuando México nos manda gente, no nos mandan los mejores. Nos mandan gente con un montón de problemas, que nos traen drogas, crimen, violadores…” (16 de junio de 2015, discurso de lanzamiento de su candidatura para las primarias del Partido Republicano).
  6. f) “Los mayores proveedores de heroína, cocaína y otras drogas ilícitas son los cárteles mexicanos, que contratan inmigrantes mexicanos para que crucen la frontera traficando droga” (seis de julio de 2015).
  7. g) “Si miran los lugares como México, están matando nuestra frontera… Esto tiene que acabarse, amigos” (dos de marzo de 2016, discurso tras el Supermartes).
  8. h) “Es una decisión fácil para México: hagan un pago único de cinco, diez mil millones de dólares para asegurar que continúe el flujo de 24 mil millones de dólares (de remesas) al país al año” (31 de marzo de 2016, en una carta al Washington Post explicando sus planes para financiar la construcción del muro fronterizo).
  9. i) “Los mejores tacos son los que se hacen en el restaurant de la Torre Trump. ¡Me encantan los hispanos!”. (cinco de mayo de 2016 vía Twitter).
  10. k) “Espero que tengan seguro antisecuestros” (dos de junio de 2016, sobre los participantes de un importante campeonato de golf que se trasladó a Ciudad de México para no ser disputado en una de sus propiedades en Doral, Miami).

Evidentemente, Donald Trump no siente mucha simpatía por México. La construcción de un muro que divida a ambas naciones lo obsesiona desde hace tiempo. Pues bien, esa obsesión comenzó a hacerse realidad el 25 de enero cuando el magnate firmó un decreto que autoriza la construcción inmediata de un muro en la frontera con México. Lo que legitima tan tremenda decisión es el propósito de Trump de combatir la inmigración ilegal. Durante la ceremonia de firma de los decretos, Trump les dijo a los periodistas reunidos que este tema lo venía hablando desde el comienzo. Las citas expuestas más arriban lo corroboran. Luego manifestó que si una nación carece de fronteras, no puede ser considerada una nación y que desde el momento de la firma de este decreto Estados Unidos volvía a tomar el control de sus fronteras. Con el muro, afirmó, lograremos salvar muchísimas vidas, muchísimos trabajos y muchísimos dólares. Horas más tarde, el portavoz presidencial, Sean Spicer, confirmó las palabras de Trump respecto a la responsabilidad exclusiva de México en la financiación de la construcción del muro.

Donald Trump está convencido que con la construcción del muro la civilización (Estados Unidos) quedará a resguardo de la barbarie (México). Pido disculpas a los lectores mexicanos, pero Trump piensa de esa forma. Seguramente piensa lo mismo del resto de los países latinoamericanos, incluida obviamente Argentina. El muro que separa un país de otro o un barrio opulento de otro pobre, implica la negación de la convivencia civilizada entre los pueblos. Implica la negación del otro. Es la máxima expresión de racismo y xenofobia.

En una entrevista exclusiva a la cadena estadounidense ABC, Trump se refirió a otro tema por demás delicado: la tortura. En su diálogo con el periodista de esa cadena el magnate ratificó otra de sus propuestas de campaña, al manifestarse a favor de la aplicación del “submarino” como método de interrogatorio para obtener información a los detenidos. El Presidente norteamericano considera que existe una guerra global contra el terrorismo (Estado Islámico, para ser más preciso) y que al terror se le combate con más terror. “Desde mediados de la Edad Media, la gente veía lo que estaba pasando, yo reinstalaría el “submarino” y traería un infierno mucho peor que el propio “submarino”, dijo Trump al presentador David Muir durante el Debate Primario Republicano de New Hampshire en febrero pasado.

Es la primera vez que escucho a un presidente de Estados Unidos manifestarse públicamente a favor de la tortura. Lo que hizo fue cometer un increíble acto de “sincericidio político”. Reconoció a viva voz y ante la opinión pública que está a favor de algo atroz, pero que siempre fue tolerado o directamente auspiciado por los gobernantes a lo largo de la historia. La tortura siempre formó parte de la represión ejecutada por el poder político. En este tema no hay que ser hipócritas. Lo que hizo Trump fue blanquear un tema del que nadie quiere hablar. Y el que esté libre de culpas que arroje la primera piedra.

 

Comentarios