Punto por Punto

0
28
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Incongruencias

Mauricio Zapata

 

 

Hoy en día en redes sociales es muy fácil analizar la percepción de la ciudadanía en general sobre los acontecimientos del estado, el país y el mundo.

Es muy fácil conocer su opinión y la manera en que piensan. Es muy fácil, pues, ver cómo se mueven y cómo pueden cambiar de opinión de un momento a otro.

Eso sí, a veces es también muy fácil ver cómo cambian su punto de vista de una cosa u otra. Es más, a veces se percibe que no tienen un punto de vista definido y se mueven hacia donde los llevan la corriente de las olas del mar sin fijarse en qué playa vayan a terminar.

Y todo eso hace que caigamos en incongruencias con lo que dijimos ayer con lo que vamos a decir mañana.

Y es que una cosa es opinar y otra cosa actuar. Por eso siempre será mejor prepararse sobre lo que se va a opinar, para poder argumentar.

Lo cierto es que ayer dicen ser patriotas y defienden a México con una bandera en sus perfiles de redes sociales; pero traen un pantalón Levis, playera Tomy, lentes Rayban, tenis Nike y toman cerveza Bud Light.

Critican a los políticos y los acusan se hacerse ricos a costa de sus impuestos, pero no pagan predial, tenencia o sacan su licencia porque son políticas recaudatorias del Gobierno opresor.

Piden al Gobierno mano dura contra las irregularidades, pero cuando estos actúan, entonces los acusan de represores.

Le mientan la madre al gobernante apelando a la libertad de expresión, pero se ofenden si alguien opina que el traje típico de tu entidad está feo. Entonces ahí no hay libertad de expresión.

Critican a los medios que hablan bien de un político diciéndoles “vendidos”, pero cuando hablan mal, entonces les dicen que están enojados porque no les dan dinero.

Se quejan de que la ciudad está sucia y que el Gobierno no hace nada para limpiarla, pero prefieren tirar por la ventanilla del carro su basura porque les estorba.

Traen en su carro una calcomanía con una frase de reflexión divina o alabando a Dios, pero le mientan la madre al de adelante si no arranca enseguida de que el semáforo cambia de rojo a verde.

Le exigen al Gobierno un servicio eficiente en la recolección de la basura, pero sacan sus bolsas y las dejan tiradas en la calle.

Demandan a las autoridades actuar en torno a tal o cual causa, pero cuando lo hacen, entonces los acusan de tender cortinas de humo.

Piden boicotear empresas gringas para vengarse de la tiranía de Donald Trump, pero usan Facebook y Twitter (empresas gringas) para pedir ese rechazo a todo lo que huela a barras y estrellas.

Cuestionan a las autoridades por no aplicar los reglamentos de tránsito, pero cuando lo hacen, los acusan de aplicar políticas recaudatorias.

Exigen no aumentar el precio de la gasolina, pero cuando lo hace la autoridad, entonces cuestionan que es otra cortina de humo.

Reclaman al Gobierno que aplique en sus administraciones medidas de austeridad, pero cuando lo hacen, entonces lo acusan de populista.

Piden a los conciudadanos ser educados, pero ponen la música a todo volumen en sus casas o carros, para fastidiar al de enfrente.

Critican al legislador diciendo que sólo va a calentar una curul, pero no le regalan ni un minuto de su tiempo a la empresa para la que trabajan.

Se la pasan haciendo chistes burlones sobre gallegos, argentinos, gringos o rusos, pero cuando uno de esos países lo hace con México, entonces se sienten ofendidos.

Cuestionan la corrupción gubernamental, pero le ofrecen una botella al profe para que nos lo repruebe.

Y así nos podemos ir declaración por declaración y seguiremos viendo las incongruencias en las que caemos la mayoría de los mexicanos.

Ojalá cambiemos todos.

PUNTO FINAL.- “Un hombre con pereza es un reloj sin cuerda”: Jaime Balmes.

Twitter: @Mauri_Zapata

Comentarios