Hallan cadáver de niño debajo de la cama de sus abuelos

0
82
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Redacción El Diario.-

Los abuelos de Joan jamás se imaginaron ser partícipes del hallazgo del cuerpo sin vida de este niño que tenía apenas seis años. Sorprendentemente el cadáver del menor estuvo por cuatro días debajo de la cama de sus abuelitos, en la colonia Doctores, delegación Cuauhtémoc de la Ciudad de México.

Lo único que los abuelos sabían era que Joan supuestamente se había ido con su madre, de nombre Johana. La mujer dejó a sus padres una carta en la que explicaba:

“Mamá me llevé a Joan; vamos a estar bien no te preocupes. En la tarde voy a ir para explicarte y para llevarme nuestras cosas, de verdad no te preocupes. Te veo mañana en la tarde noche. Ok.

“Atentamente: Johana”.

Cuatro días después de que encontraran la carta de su hija, este matrimonio recibió la visita de un tío de Joan, el hombre se percató de un hedor que provenía de la habitación de los abuelos, lo que provocó que buscara el origen de este olor, lo que encontró fue tan triste como impresionante.

Era el cuerpecito de Joan, envuelto en una cobija y en estado de descomposición. De inmediato la familia llamó al 911 para informar el terrible hallazgo.

La indagación se está llevando a cabo por parte de la Procuraduría capitalina. Mientras, agentes de investigación entrevistaron a tío y los abuelos quienes entregaron la carta de su hija, la cual será analizada por peritos en grafoscopía para establecer si esta fue escrita por la madre del pequeño.

El representante social inició la carpeta de investigación por el delito de homicidio por otras causas y una vez identificado el cadáver fue enviado al Instituto de Ciencias Forenses de la ciudad de México, donde le practicarán la respectiva necropsia, a fin de conocer las causas de su muerte.

Investigadores hicieron mención de que este terrible suceso tiene mucha similitud al caso de la niña Paulette Gevara Farah, que también fue encontrada en su propia cama, entre el colchón y una estructura de madera, ocho días después de su desaparición, en 2010. Al final, las mismas autoridades determinaron que el deceso de la pequeña fue accidental.