Perredistas buscan apoderarse de Tránsito

0
38
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Adela Hernández.-

Tampico, Tam.- La protesta que un reducido grupo de perredistas llevó a cabo en la sala de Tampico es una medida de presión para exigir puestos claves en la dirección de Tránsito.

Y es que desde que inició la actual administración municipal, la regidora de extracción perredista ha querido imponer su voluntad.

El presidente de Bases Populares del Sur de Tamaulipas, Habacú Garduño Marín aseguró lo anterior y además consideró que los militantes del Partido de la Revolución Democrática han buscado de todas formas apoderarse de la dirección de Transito con la intensión de lucrar y exigir «mordidas».

Incluso señaló que agentes viales le han informado que ha inicios de la administración, América Sandoval Morales, exigió al director, Miguel Ángel Santiago Cristóbal, un apoyo de 30 mil pesos mensuales.

El argumento que ella mencionaba es que conocía el tema y movimiento de la corporación pues fue agente de tránsito durante varios años.

Tras la negativa del director de tránsito, la edil comenzó una campaña de desprestigio.

Así mismo Abacú Garduño, comentó que dentro de la corporación se escuchan los fuertes rumores que la edil, América Sandoval Morales, quiere acomodar gente que en su momento perteneció a la corporación, por lo que el titular de la dependencia se ha negado a contratarlos creando molestia e inconformidad con la regidora, misma que ha emitido declaraciones en contra y sin fundamentos contra el director afirmando a sus allegados que lo trae en la «mira» y no descansará hasta destituirlo.

El representante social, aseguró que los fracasos de la regidora en «tumbar» al director de vialidad ha  motivo a la regidora, América Sandoval Morales, a realizar una serie de movimientos partidistas y declaraciones en contra del director de la corporación, irrumpiendo la mañana de este viernes la sesión de cabildo para ejercer presión a la primera autoridad para que acceda a las peticiones de viejas prácticas corruptas.

Fue alrededor de las 9 de la mañana, es decir media hora después de haber iniciado la sesión de cabildo cuando llegaron al recinto hombres y mujeres algunas de ellas con menores de edad incluso con bebés en brazos.

Comentarios