Recortan ‘compes’ y viáticos

0
67
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.- El secretario de Administración del Gobierno del Estado, Jesús Nader Nasrallah, confirmó que a los burócratas que laboran en diferentes dependencias estatales se les redujo la compensación económica que en forma mensual venían recibiendo desde el anterior sexenio.

Sin tomar en cuenta nombre y apellido, estableció que lo que se hizo fue sacar un promedio de la compensación que recibe cada uno de los empleados para darles un nivel acorde al trabajo que están desempeñando, en el que no haya altibajos, que unos ganen más que otros y que, contrario a ello, sea ecuánime.

Se trata de que no haya quejas, de que unos ganan más que otros por favoritismo, recomendación o tener un trato directo con el titular de la dependencia, sino que verdaderamente reciban una compensación de acuerdo a la función que realizan, sostuvo.

“Estaremos usando una especie de tabulador en cada dependencia para la asignación de la compensación, como parte del programa de austeridad anunciado por el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, en el que a cada uno de los secretarios ya se les hizo efectivo el descuento del diez por ciento a lo que reciben por ese concepto en el mes pasado”, indicó.

Nader Nasrallah explicó que a la par de la reducción en el monto de la compensación (a quienes la reciben, dado que no es toda la burocracia) también se redujo el gasto corriente en conceptos que tienen que ver con la asignación de viáticos, vales de gasolina, papelería y otros productos de oficina, gastos de representación, comidas en restaurantes, por citar algunos.

El Secretario de Administración reiteró que toda esta serie de medidas, más otras que se implementarán en los próximos días, llevará a que el Gobierno del Estado disponga de más dinero para la realización de obras de beneficio social.

Hizo ver que el Gobernador anunció como meta un ahorro en el año de 600 millones de pesos, para estar en condiciones de invertir ese recurso en obras relacionadas con la salud, educación y de infraestructura social.

Si bien generó inconformidad la reducción en la compensación, consideró que fue sobre todo en aquellos trabajadores cuya percepción era muy elevada, por una función que no se justificaba.