Continúa la diversión

0
58
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Mauricio Zapata.-

Cd. Victoria, Tam.- La familia Martínez Rodríguez, residente del fraccionamiento Las Flores, dispuso de su Sábado de Gloria para ir a Los Troncones a “echarse un chapuzón”.

Rebeca, la mamá, y Everardo, el papá, sacaron la hielera, metieron refrescos, un “24” de cervezas, jamón, pan y queso. Echaron carne y en una canasta carbón, queso, tortillas y cebollas.

Por comida no pararon. Agarraron la camioneta, pasaron por otras dos familias, parientes de ellos, y se fueron rumbo al ejido La Libertad de Ciudad Victoria.

Llegaron temprano para poder agarrar buen lugar. Everardo se puso a encender el carbón en uno de los asadores. Las señoras se metieron al río con los niños y así comenzó su “Tronconazo”.

En esta parte del río capitalino, el Ayuntamiento hizo del lugar un balneario propicio para estos días de asueto.

Y así como los Martínez, había más familias de otras colonias y fraccionamientos de Victoria que aprovecharon estos espacios para poder tomarse un día de esparcimiento y convivencia familiar.

“Ya fuimos al ‘Sanmarcazo’; ya fuimos ayer (viernes) al albercazo en el CDIF de Las Flores y ahora nos tocó Los Troncones y así aprovechamos que el gobierno pone todo esto para dar la vuelta y hacer algo con los que no pudimos salir fuera de la ciudad”, comentó Everardo mientras echaba en el asador los primeros cortes de carnes una vez que el carbón comenzaba a arder.

A un lado de los Martínez había otra familia de la colonia Estudiantil, ellos preparaban sándwiches de jamón y queso amarillo. La señora untaba las rebanadas de pan con mayonesa y una chica de unos 16 años les partía rebanadas de jitomate.

“El agua está rica, el clima está sabroso y hay que salir a distraerse. Qué bueno que habilitan estos lugares como Los Troncones para venir a divertirse un rato”, platicó la señora. Una mujer de mediana edad, con delantal y una cachucha del Cruz Azul.

En el lugar había al menos 150 personas. Aún era temprano. Las mesas y asadores comenzaban a oler a carbón y en el río los niños se aventaban agua. Se escuchaba el bullicio propio de un balneario.

“Al menos aquí no nos exigen venir en traje de baño”, dijo otra señora en short y una playera con el logotipo de un partido político que contendió en la pasada elección.

Afuera, los carros se estacionaban como podían. En el camino, la gente del lugar aprovechó para vender pollos asados, carne asada, gorditas, elotes, troles, refrescos, cerveza, hielo, comida enlatada, salsas y hasta pan dulce y café para el regreso.

En el lugar había mucho ambiente y se percibía diversión.

“Nombre, se pone bueno. El agua (del río) está sabrosa. Aquí viene uno se echa una ‘chevecita’, asamos carnes, nos echamos un chapuzón, convivimos con la familia y nos la pasamos a toda madre”, dijo otro hombre que se mojaba los pies en una orilla del río y abría una bolsa de papas fritas.

“El ambiente es bueno, nadie se pasa. Nos tomamos una cerveza, pero nadie se pone happy, es un amiente sano”, dijo otra señora que marinaba la carne mientras su marido limpiaba la parrilla.

Los Troncones fue habilitado como un paseo turístico más por parte del Gobierno municipal de Victoria. Está a 15 minutos de la ciudad por la carretera Interejidal.

Para este periodo vacacional se programaron otras actividades recreativas y culturales para los visitantes, como el memorama y caballetes para colorear; show de payasos locales, entre otras acciones auspiciadas por el Ayuntamiento local.

En estos días de asueto se planificaron diversos programas familiares, como la presentación de los cantantes Jonny Rey, Juan El Abajeño, Zeferino Herrera, y los Grupos Virgo Tropical, Imagen, Tropicalísimo Desvelado, Tornado Norteño, Géminis y Grupo Bajo Cero.

Según cifras oficiales, en este lugar fue uno de los más concurridos durante el asueto de Semana Santa, cuyo saldo, hasta ahora, ha sido blanco. La afluencia fue de hasta cinco mil personas en lo que va de las vacaciones.