Hablar con tu mascota es signo de inteligencia   

0
87
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rebeca Maldonado.-

Las personas que tienen mascotas no pueden evitar dirigirse a ellas como si fueran una persona más capaz de responder y entender lo que se les está diciendo. Tal vez en muchas ocasiones se juzgue de infantil esta actitud, pero la realidad es que hablar con tu mascota es un signo de inteligencia, según los expertos.

Un experto en antropomorfismo -la atribución de características o comportamientos humanos a un dios, animal u objeto- sugiere que la ciencia detrás del por qué la gente habla con los animales es en realidad un signo de inteligencia.

«Históricamente, la antropomorfización ha sido tratada como un signo de infantilidad o estupidez, pero en realidad es un subproducto natural de la tendencia que hace que los seres humanos sean inteligentes en este planeta. Ninguna otra especie tiene esta tendencia», dijo el Dr. Nicholas Epley, profesor de ciencias del comportamiento en la Universidad de Chicago.

Y no solo estamos hablando de la manera en que intentamos comunicarnos con los animales, esto va aún más allá, como por ejemplo, cuando haces algún tipo de comentario a tu coche cuando está averiado o a tu computadora cuando funciona lentamente. Este hecho de atribuir cualidades humanas a lo no humano, es un signo de poseer una inteligencia única.

Por su parte, Epley afirma que “Durante siglos, nuestra voluntad de reconocer las mentes en los no humanos ha sido vista como una especie de estupidez, una tendencia infantil hacia el antropomorfismo y la superstición que los adultos educados han superado. Creo que esta visión es a la vez equivocada y desafortunada»

Así que, si muchas veces se te han quedado mirando de forma extraña por la forma en que en ocasiones hablas a tu perro, laptop, celular, etc., no te sientas tan culpable, la gente no siempre entiende que esto no es señal de estar loco si no de que tu mente siempre va mucho más lejos.

«Reconocer la mente de otro ser humano implica los mismos procesos psicológicos que el reconocimiento de una mente en otros animales, un dios o incluso un gadget, es un reflejo de la capacidad más grande de nuestro cerebro en vez de un signo de nuestra estupidez».