Jennifer Lawrence se sube al tubo y no se arrepiente

0
80
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

A diferencia de Justin, Jennifer Lawrence no está dispuesta a decir «sorry».

La actriz visitó el Beverly Hills Club en Viena, Austria, el 27 de abril, mientras estaba en la ciudad para filmar el thriller espía Red Sparrow. Recientemente, Radar Online publicó un video del club de striptease, con un testigo que afirmaba que Lawrence «parecía borracha», agregando que estaba «gateando alrededor del escenario». En un momento de la noche, «perdió su blusa» y estaba bailando “únicamente con sostén».

Cansada de las mentiras, Lawrence emitió una declaración vía Facebook.

«Mira, nadie quiere que se les recuerde que trataron de bailar en un tubo de stripper por Internet, fue uno de los cumpleaños de mi mejor amiga y dejé caer mi paranoia de guardespaldas por un segundo para divertirme», escribió la actriz. «No voy a disculparme, tuve una explosión esa noche.», publicó.

Lawrence aclaró que ella llevaba una camiseta de Alexander Wang -«no un sujetador»- «y no voy a mentir, creo que mi baile es bastante bueno.»

La actriz ha sido cautelosa sobre cosas como esta. ¿Y quien puede culparla?

Unas fotos privadas de Lawrence fueron hackeadas y distribuidas sin su consentimiento en 2014. «Sólo porque soy una figura pública, sólo porque soy actriz, no significa que he pedido esto», dijo la ganadora del Premio de la Academia a Vanity Fair unos meses más tarde. «Es mi cuerpo, y debe ser mi elección, y el hecho de que no es mi elección es absolutamente asqueroso. No puedo creer que incluso vivimos en ese tipo de mundo».

La actriz se negó a disculparse por las fotos, que sólo estaban destinadas a los ojos de Nicholas Hoult. «No es un escándalo, es un delito sexual», argumentó. «Es una violación sexual, es asquerosa».

Lawrence, que temía que su carrera terminara después de la piratería, añadió, «Cualquiera que vea esas fotos, está perpetuando una ofensa sexual, debe encogerse de vergüenza».