Desde Argentina

0
55
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

México: Cacería de periodistas

Hernán Andrés Kruse

 

 

En su edición del 26 de mayo Página/12 (Buenos aires, Argentina) publicó un inquietante artículo de Gerardo Albarrán de Alba (Ciudad de México) titulado “Cacería de periodistas impune en México”.

Dice el autor: “En un país donde han sido asesinadas más de 121 mil personas en la última década, ¿qué tienen de especial 80 homicidios? Y de entre casi 30 mil desaparecidos, en el mismo período, ¿por qué destacarían 24 casos aislados? La particularidad es que son periodistas. Y sin periodistas no hay democracia”. Esto lo sabe la comunidad internacional. Por eso no ceja en exigir a México poner fin a los crímenes contra reporteros, fotógrafos, editores y directivos, y los ataques contra los medios” (…).

“La ONU, la Unión Europea, la OEA, ONG internacionales de derechos humanos, medios y periodistas de todo el mundo se escandalizan no sólo por el sistemático aniquilamiento de periodistas en México, sino por la impunidad que cobija a sus asesinos” (…) “Calderón y Peña Nieto no son los únicos responsables de estos homicidios. La cacería de periodistas se desató desde la administración del panista Vicente Fox, el primer presidente no priista en la historia moderna de México (2000-06), que vio cómo mataban a 22 periodistas antes de inventarse una Fiscalía Especial para la Atención a Agravios a Periodistas” (…) “Ahora, el mundo voltea de nuevo hacia México tras el asesinato de siete periodistas en apenas dos meses y medio, dos de los cuales son de alto perfil: Miroslava Breach, en Chihuahua, y Javier Valdez, en Sinaloa, ambos reconocidos dentro y fuera del país, y corresponsales del diario La Jornada desde estados bajo control del narco”.

“Rara vez las agresiones contra periodistas en México llegan a los encabezados cuando no se trata de asesinatos, pero son cotidianas las amenazas, las lesiones, los atentados, la privación ilegal de la libertad, los secuestros y el robo” (…) “Peña Nieto tardó cuatro años y medio y 34 periodistas asesinados durante su mandato para reaccionar, preocupado sólo por su imagen en el exterior. Por eso convocó el miércoles de la semana pasada a Los Pinos al cuerpo diplomático acreditado en México como testigo del anuncio de una serie de supuestas medidas para garantizar la seguridad de los periodistas en México y del enésimo compromiso de castigar los crímenes en su contra. Lo que presenciaron los embajadores fue una prensa harta del cinismo de Peña Nieto, a quien le reclamó justicia a gritos mientras el Presidente pedía un minuto de silencio a todos los gobernadores. Las redes sociales de un gran número de periodistas mexicanos reclamaron la farsa y burla a la prensa y a la sociedad mexicanas”.

“Para Ana Cristina Ruelas, directora de Artículo 19 en México, las instituciones garantes han servido como velo de la impunidad, alentando que las agresiones contra la prensa “se vuelvan cada vez más cínicas”. Y exigió resultados: “no más simulación de garantías”. Se ve difícil. Cuatro horas antes de ser asesinado en Culiacán, el lunes 15, el reportero Javier Valdez se explayó en un programa de televisión sobre la narcopolítica y los invisibles e intocables capos de cuello blanco en México. En una entrevista en el periódico Reforma, en octubre pasado, Valdez dibujó el origen de la mayoría de los ataques contra medios y periodistas en México: “El principal problema que tenemos para el ejercicio periodístico es la autoridad. Es una clase política hija del narcotráfico, intolerante, peligrosa, poderosa, coludida con la delincuencia organizada, con criminales de toda índole. Le tengo más miedo, y es más fácil, que el Gobierno haga algo en contra de nosotros, del periodismo que hacemos, a que lo haga el narco”.

Sobran los comentarios…

Rosario (Argentina)

 

Comentarios