Niño olvida libros y se suicida por miedo al castigo

0
98
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rebeca Maldonado.-

Una verdadera tragedia es la que ocurrió a una familia en el Reino Unido. Un pequeño de apenas 12 años se suicidó por temer al castigo que le aplicarían por olvidar los libros de la escuela en su casa.

Todo parecía una mañana normal de escuela para la familia de Tyrese Glaslow, quien se alistó y salió de casa en el auto de su madre camino a la escuela, pero antes de llegar se dio cuenta de que había olvidado sus útiles escolares, la madre del menor Katy Cross, le dijo que si se daba prisa él podía volver por su cuenta a casa y regresar al colegio, pues a ella ya se le había hecho tarde para ir al trabajo, el niño aceptó.

Pero, cuando Tyrese llegó a su domicilio, se percató de que no traía las llaves para entrar por lo que encontrar una manera para ingresar a su casa le llevaría mucho tiempo y no llegaría a clases a en el horario pertinente.

Unas horas más tarde, la madre del menor fue notificada por la escuela Saddleworth de que el niño nunca había llegado, lo que llamaba la atención tanto de la madre como de los maestros puesto que Tyrese era el estudiante modelo, tenía buen comportamiento, recibía premios por ser “la estrella del curso“ y muchas “notas verdes” por cumplir con cada regla escolar. Eso sí, el niño siempre mostró pavor por tener una “nota roja” en sus calificaciones.

Pronto, la mamá del niño llegó a casa con su pareja para buscar a su hijo, según sus declaraciones, al principio, llamó a la puerta y pensaba que el menor no le respondía por verse descubierto de su falta a clases, pero no era así, cuando la Katy entró a la habitación, encontró a su hijo colgado. Aún cuando lo llevaron a recibir atención médica y pese a los intentos de reanimación, fue declarado muerto en el hospital Tameside, por asfixia.

La madre externó que a Tyrese, «Le afectaba mucho cuando se metía en problemas. Se quedaba muy triste y molesto, con los puños cerrados. Le costaba contener sus emociones y pasaba mucho tiempo hasta que se calmaba».

Anthony Glasgow, padre del menor y un ex soldado que combatió en Irak con el ejército británico, muy abatido por la noticia de la muerte del menor, calificó a su hijo como “una persona «hermosa».

Al final la familia de Tyrese, encontró las llaves del chico en el asiento trasero del auto.