Desde Argentina

0
39
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Los gobiernos de Colombia y México

Hernán Andrés Kruse

 

 

El portal “Redacción Popular-Ideas para la Unidad Latinoamericana” publicó hace unos días un inquietante y polémico artículo de Felipe Marcano titulado “Gobiernos de Colombia y México restaurando el plan Cóndor y el terrorismo de Estado contra América Latina y El Caribe”.

Dice el autor: “(…) Mediante el Plan Cóndor, desarrollado en América Latina a partir de 1964 con el derrocamiento de Joao Goulart en Brasil, se pone en marcha la Doctrina de la Seguridad Nacional como estrategia central de dominación sudamericana” (…) “Las instituciones democráticas, libres y soberanas, así como los movimientos populares, arrinconados y sus dirigentes o líderes exterminados” (…) “Para 1979, desde Puebla, la iglesia vaticana en su III conferencia del Episcopado Latinoamericano declara que: “La Doctrina de la Seguridad Nacional es una ideología vinculada a un modelo económico político de carácter elitista y vertical que suprime la participación del pueblo en las decisiones políticas. Pretende justificarse en América Latina como defensora de la civilización occidental y cristiana mediante un sistema represivo con bases en su concepto de guerra permanente” (…).

“A las sombras imperiales, los gobiernos de Colombia y México son convertidos en adalides de la democracia, la libertad y los DD.HH.” (…) “En lo interno, con la mirada complaciente y cómplice, silente, de organismos internacionales, en Colombia se ha librado por más de 50 años una guerra fratricida, mediante la cual las élites políticas y económicas han abusado del poder convirtiendo a la nación neogranadina en el mayor productor de drogas del mundo, de los llamados falsos positivos; acciones terroristas desarrolladas por grupos paramilitares al servicio del Gobierno para criminalizar, exterminar o desaparecer a los movimientos sociales y políticos adversos a los fundamentos coloniales de la Doctrina de la Seguridad Nacional. Como calco y copia del narco estado colombiano, México estableció su propio ejército paramilitar a través del cual perseguir y exterminar los movimientos sociales, el narco estado con terrorismo incluido, las fosas comunes y las desapariciones forzadas de estudiantes, periodistas y líderes sociales” (…).

“Convertidos en estados fallidos por los gobiernos de Uribe y Santos en Colombia y en México con Fox, Calderón y Peña Nieto, los estados nación solicitaron la intervención de fuerzas policiales y militares estadounidenses y de la OTAN entregándoles su territorio, su independencia, soberanía política y económica. Con esta aparente ingobernabilidad manifiesta los estados colombiano y mexicano promovieron la intervención de fuerzas extranjeras en su territorio bajo los fundamentos de la Doctrina de la Seguridad Nacional o Doctrina Bush, mediante la cual sostener las democracias neoliberales en contra de los pueblos y movimientos populares que reclaman más libertad, más democracia, más soberanía, más independencia, mejor distribución de las riquezas, más participación política. Hoy los gobiernos de Colombia y México, los mayores narco estados del continente y violadores de los DD.HH. con su narco política y terrorismo de estado, aupados por el Gobierno de los Estados Unidos, pretenden dar lecciones de moral y ética, de gobernabilidad democrática y libertades sociales e intervenir en la política venezolana para imponer la visión hegemónica imperialista de la Doctrina de la Seguridad Nacional o Doctrina Bush. Los gobiernos de Colombia y México pretenden con esfuerzo iracundo, denodado, la intervención militar en Venezuela y el derrocamiento del gobierno de Nicolás Maduro y toda la institucionalidad democrática venezolana, la violación y el desconocimiento de la Constitución Bolivariana”.

Rosario (Argentina)

Comentarios