Nunca quise ser actriz: Pamela

0
56
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

LOS ÁNGELES, E. U, julio 2 (Agencias)

Aunque el público la recuerde todavía por sus carreras en vestido de baño y a cámara lenta por las playas de Baywatch, Pamela Anderson, que cumplió hace unos días 50 años, ha dejado parcialmente de lado su imagen de “sex symbol” para enfocar sus esfuerzos en el activismo y la defensa de los animales.

La actriz y modelo canadiense fue uno de los mitos eróticos más explosivos de los años 90, hasta convertirse en la mujer con más portadas de la revista “Playboy”, pero ahora aparece frecuentemente en los medios por motivos muy diferentes: su apoyo a organizaciones de defensa de los animales o su apuesta por el veganismo.

“Soy una activista ‘sexy’ a tiempo completo. Últimamente me han descrito como una ‘bizarra poeta política’ y lo tomo como un cumplido”,  dijo Anderson en un discurso en mayo en París al recibir un premio por su labor filantrópica.

“Nunca quise ser una actriz. Eso fue un golpe de suerte. Quería hacer lo que estoy haciendo ahora”, añadió sobre su trabajo como activista.

Pamela Anderson nació el uno de julio de 1967 en Ladysmith (Canadá) y en 2014 desveló que sufrió abusos sexuales y fue violada cuando era una niña.

Su carrera profesional comenzó después de que una compañía de cervezas la descubriera como espectadora en un partido de futbol americano y la fichara para un anuncio.

Para bien o para mal, su trayectoria siempre estuvo unida a Baywatch y por eso no pudo faltar en el “remake” de esta cinta que se estrenó este año y que protagonizaron Dwayne “The Rock” Johnson y Zac Efron.

Apenas se trató de un cameo, pero su aparición autoparódica, junto a la de Hasselhoff, fue de lo más destacado de una cinta que pasó sin pena ni gloria por la taquilla.

Donde sí ha dejado una huella mucho más duradera y constante es en el activismo con su apoyo a organizaciones como Gente para el Tratamiento Ético de los Animales (PETA) o con su propia fundación The Pamela Anderson Foundation (PAF).