Sufre calvario por indolencia en la PGJE

0
105
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez.-

Cd. Victoria, Tam.- José Juan ya va para cuatro años esperando que se le haga justicia, es el mismo tiempo que junto con su familia ha tenido que vivir a expensas de sus compañeros operadores de microbuses, pues desde aquella tarde del once de agosto de 2013 su vida no ha vuelto ser la misma, un accidente lo dejó prácticamente imposibilitado para trabajar.

En ese entonces se desempañaba como chofer de la ruta tres de los microbuses azules con rojo, “ese día fui al 40 Juárez, frente a la tienda Liconsa, a comprar medio pollo para comer, cuando una camioneta me atropelló y me arrastró como 30 metros, cruzan la calle y tumban una barda conmigo debajo del vehículo, allí me abandonaron, herido”.

De apellido Perales Alcántar, el entrevistado refiere que sufrió fractura en ambas piernas “me las dejaron al revés, en una tengo 16 tornillos y en la otra cuatro, pero quedé mal de las rodillas para abajo y es fecha que aún no me compongo, llevo 13 operaciones y me van a hacer otra en el ojo derecho, que también me quedó afectado, por la que me cobran 21 mil 800 pesos particular, porque en el Hospital Civil no la hacen”.

Padre de dos hijos de 12 y 16 años, Juan José relata que desde aquel accidente la persona que lo lesionó no ha sido detenida, “anda libre, no lo han agarrado, se llama Valentín Maldonado Cervantes, voy a la Agencia Uno del Ministerio Público y solo me dicen que regrese la próxima semana, no es justo que él ande feliz de la vida y yo batallando”.

Comenta que es beneficiario del Seguro Popular, pero debido a que no hay el medicamento que requiere, lo tiene que comprar, “mis compañeros son los que a veces me apoyan con 20, 30 pesos, pero debo elegir entre comprar la medicina o llevarlos a mi casa, tengo una herida que aún no cierra y en la que debo ponerme un espray que cuesta 350 y solo me dura una semana, además de gasas y vendas”.

Juan José muestra una copia del acta circunstanciada 0189/2013 presentada ante la Agencia Primera del Ministerio Público por el delito de lesiones, “pido ayuda para mi operación, pero yo lo que quiero es que la autoridad detenga a quien me dejó así, para que responda por todos los gastos que he hecho”, concluyó.