Cuestionan al ‘zar’ pero le dan voto…

0
57
Tiempo aproximado de lectura: < 1 minuto

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.- La relación de subordinación que tenía el ahora fiscal anticorrupción, Javier Castro Ormaechea, con el procurador general de Justicia del Estado, Irving Barrios Mojica, lo coloca en un conflicto de interés que pone en duda su imparcialidad en su función, advirtió el diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Anto Tovar García.

“La relación que tiene con la Procuraduría de Justicia y con su titular, porque ahí trabajaba antes de ser electo, puede generar serios problemas al momento de ejercer su función. De hecho, por esa razón no voté por él. Lo admito, mi voto no fue para él”, detalló.

Tovar García consideró que lo ideal hubiera sido que el Fiscal Anticorrupción estuviera desligado por completo de cualquier instancia de Gobierno, para que su designación estuviera más legitimada e infundiera confianza en la sociedad.

“Vamos a esperar que las cosas se hagan bien. Vamos a darle el voto de confianza”, mencionó.

Castro Barrera rindió protesta como Fiscal Anticorrupción el pasado jueves en la sesión extraordinaria del Congreso del Estado.

Antes de asumir el cargo, se desempeñaba como Director General de Averiguaciones Previas Penales y además ocupaba interinamente la segunda Subprocuraduría de Justicia del Estado.

En su primera entrevista con la prensa, Castro Ormaechea defendió la autonomía de su cargo y negó que vaya a ser un empleado más del Procurador General de Justicia del Estado.

Admitió que la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción estará dentro de la estructura de la PGJE, pero eso no afectará su trabajo en la persecución de los delitos.

Aseguró que aplicará la ley sin miramientos y “no le temblará la mano” al momento de investigar los hechos de corrupción que sean denunciados.