Día de elección priista

0
73
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Shalma Castillo.-

Cd. Victoria, Tam.- Sonrisa amplia, sudor a chorros, nervios ya controlados, Checo Guajardo repartió abrazos, recibió gritos de apoyo. Subió los cinco escalones y llegó hasta el presidium donde Lucino Cervantes Durán, le entregó el acta de mayoría.

El Grupo Político del centro, asestó un nuevo golpe al grupo político fronterizo.

La diferencia de 87 votos a favor, sirvieron de soporte a la victoria de Guajardo, sobre Oscar Luebbert para erigirse como el presidente sustituto del CDE del PRI en Tamaulipas.

Como en la Capilla Sixtina cada vez que muere un papa, los Obispos, hoy delegados se encerraron a piedra y lodo en ese cónclave tricolor.

Los delegados priistas decidieron, 266 votos en favor del ex delegado de la SEDATU en Tamaulipas, por 179 en la cuenta de Oscar Luebbert. Como dice el corrido. No había ni que discutir.

Una elección que amenazó con quebrar la presumible unidad dentro del PRI, en la que llegaron a jugar nueve contendientes, cinco se quedaron en la raya y apenas un día antes, uno más aventó el la toalla.

De esa manera Sergio Guajardo y Oscar Luebbet midieron fuerza. Para finalmente, llegar a esta elección de cara al proceso electoral del próximo año.

 

Solo Cavazos

El cónclave priista reunió a la crema y nata de la base priista en Tamaulipas.

Perseguido por la justicia americana, fue notoria la ausencia de Eugenio Hernández Flores.

El también ex gobernador Egidio Torre Cantú, no tuvo tiempo para estar presente en este evento paritidista.

Como en todos los eventos políticos de importancia, el que no pierde pisada es Manuel Cavazos Lerma.

Lo único que le faltó fue bailar, porque se atoró en cualquier grabadora y entrevista que le salía al paso. Saludó a cuantos pudo y a las damas… a las damas, no les pudo faltar su beso y apretón.

Genio y figura.

Es estrictamente normal en él.

 

Aída Zulema encuerada

Quién puede decir ahora que el traje o vestimenta que más llamó atención, fue la hasta ese entonces, dirigente estatal interina del CDE del PRI.

Enfundada en un conjunto de falda y blusa en color rojo. Adornada con simples grecas. La reynosense lució un traje parecido a la cuera tamaulipeca.

Para ser considerado un traje típico de nuestro estado, le faltaron aún las barbas en los brazos, pecho y espalda.

Fue buena la intentona. Aunque llamó la atención la indumentaria, de la que ahora ocupa la Secretaría General del CDE del PRI en Tamaulipas.

 

Los reaparecidos

Si. Estuvo Marco Antonio Bernal, que en varias ocasiones, ha aspirado a la grande en Tamaulipas.

También se dieron cita gentes como Homero

de la Garza Tamez y hasta el truculento Luis Enrique Rodríguez Sánchez, “El Pipo”.

Pero luego de un largo año de estar exiliado. Parece ser que Baltasar Hinojosa Ochoa, ha pasado el trago amargo.

El diputado federal por fin dio un paso al frente para hacer fuerza y participar en la renovación de la dirigencia priista.

Parece que lo que aprendió en campaña lo tiene bien presente.

Cobijado por la base priista, saludó a cuanto delegado pudo. Parece que está de vuelta. Al menos, para participar en los cónclaves priistas.

 

La llegada

Al gimnasio de la Universidad La Salle Victoria, los militantes del PRI comenzaron a llegar minutos antes de las diez de la mañana.

Llegaron los egidistas, ex funcionarios del sexenio anterior, entre ellos Herminio Garza Palacios, Fernando Salinas Zambrano, Hilda Cavazos Lliteras, Manuel Rodríguez Morales, Antonio Martínez Torres, entre otros.

También se dejaron ver algunos ex servidores públicos del gobierno de Geño, como es Homero de la Garza Tamez.

No podían faltar las seccionales de colonias, quienes también participaron en esta elección.

Antes de ingresar a las instalaciones, se saludaban y se tomaban fotos los priistas.

Arribaron los ex diputados locales Ramiro Ramos Salinas y Mónica García.

Aparecieron los dinosaurios del partido, Marco Antonio Bernal, Manuel Cavazos Lerma, Luis Enrique Rodríguez Sánchez, Ramón Garza Barrios, entre algunos otros.

De los candidatos, primero llego Oscar Luebbert acompañado de su familia, diez minutos después Sergio Guajardo, ambos sin porras, solamente saludaron y entraron.

Al llegar se registraron en las mesas que había en la entrada y dejaron sus celulares, después pasaron adentro del gimnasio.

Al medio día se cerraron las puertas e iniciaron el proceso.

En el transcurso de la elección, en el pórtico del gimnasio permanecieron más militantes, hijos de los priistas y acompañantes, todos desesperados por saber el resultado.

Minutos antes de la una de la tarde comenzaron a salir al baño algunos de los consejeros, para posteriormente iniciar con la votación.

 

Que van por el 2018

Mientras tanto, los consejeros gritaban porras “Checo, Checo, Checo”…

Guajardo Maldonado después de recibir su constancia como dirigente estatal del PRI, con una sonrisa en su rostro se acercó al podium y ante el micrófono expresó el discurso que ya tenía preparado por su llegaba a ser el ganador.

Al tomar la palabra, primeramente mandó un mensaje al presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) Enrique Ochoa, asegurando que en Tamaulipas el PRI está unido y preparándose para el desafío del 2018.

Posteriormente se dirigió a todos los consejeros y militantes que estaban presente, “agradezco el voto de confianza, esto requiere de resultados y habremos de trabajar para ello”.

“El partido es la obra común de todos los militantes, este partido ratifica su postura de abrir espacios a todas las fuerzas políticas. Aquí no hubo vencedores ni vencidos, aquí el partido es el que sale fortalecido”.

También invitó a todos los aspirantes y candidatos, a sumarse a los esfuerzos del PRI para recuperar el 2018.

Y en su discurso, no pudieron faltar las palabras para su contrincante, el cual derrotó… “agradezco y reconozco a Oscar Luebbert Gutiérrez por trabajar por el partido”.

También invitó a cerrar filas con los diputados federales, locales, el senador Manuel Cavazos Lerma y los 16 alcaldes priistas de Tamaulipas para hacer frente a las causas sociales.

Para finalizar, con voz segura y decidida, ratificó su compromiso… “en el partido todos cabemos, todos ganamos… vamos por el 2018”.

Y tras los aplausos al nuevo líder Luebbert salió por la puerta lateral y Sergio Guajardo, como los toreros tras una faena; salió en hombros y por la puerta grande. Ahora viene la nueva etapa, de la que poco hablaron en ese cónclave tricolor.