Un puente que atrae la muerte

0
144
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Adela Hernández.-

TAMPICO, Tam.- El majestuoso Puente Tampico es, desde 1988 que se inauguró, no sólo una gran puerta para el desarrollo económico del norte de Veracruz y sur de Tamaulipas, sino también la “puerta falsa” de hasta el momento 24 personas que han decido acabar con su existencia de una manera rápida.

Aunque para el cronista de Tampico, Marco Antonio Flores Torres es un tema en el que es preferible no etiquetar mediante un número cada caso que se registra porque alienta a las personas con mentalidad débil a formar parte de la estadística, sin embargo recordó que hasta la fecha han sido 24 las personas que se han arrojado desde lo más alto del puente Tampico que son 55 metros.

Refirió que desde el día de su inauguración, el 17 de octubre de 1988, una persona a quien le decían “El Macaco” se arrojó del puente tratando de impresionar al entonces líder petrolero, Don Joaquín Hernández Galicia (a) La Quina, considerándose este como el primer suicidio, pues murió minutos después de haber caído al vacío desde la parte la más alta del Puente Tampico ante miles de personas que acudieron a ser testigos de esta gran obra.

Asimismo, dijo que otro personaje que generó mucha expectación fue el caso del porro de la Facultad de Comercio de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, denominado “El Erick”, “después se han lanzado una serie de personas que ya descubrieron que se deben lanzar a la tierra y no al agua porque, la posibilidad de sobrevivir en la tierra es más inmediata, mientras que de la otra manera se pueden ahogar, es decir, que hay un sufrimiento mayor”.

Consideró que esta es una acción mal tomada por algunas personas, pero que es muy difícil de controlar, al ser una decisión personal; “hay un paso para peatones y no se puede prohibir a que la gente suba caminando porque se ha visto además que van decididos, como es el caso del empleado que dejó su vehículo a medio puente para arrojarse y morir en cuestión de minutos, luego se supo que la causa fue una deuda que tenía de tres mil pesos”.

El cronista de la Ciudad dijo que entre los meses de marzo y agosto es cuando se ha tenido el registro del mayor número de casos de suicidios en el puente Tampico y hasta el momento no hay una forma de evitarlo, aunque se propuso poner un tipo de malla ciclónica para por lo menos dificultar un poco más la decisión que ya tomó la persona que seguramente se encuentra deprimida.

 

ESCUCHE EL ‘GUAMAZO’: ORLANDO HERNÁNDEZ

Mientras trabajaba escuché “El guamazo”, refiere Orlando Hernández, quien reside sobre la privada Pier de la colonia Guadalupe Victoria, justo abajo del Puente Tampico.

Y al voltear vimos que una persona se encontraba en el piso y cuando corrimos a ver para tratar de auxiliar ya estaba muerto, luego supimos que se trataba de un joven que tenía problemas con su pareja.

“Caen muertos, no hay forma de que se salven, es gente que se avienta por problemas emocionales que tienen solución, creo que todos tenemos problemas y de alguna u otra manera tenemos que buscar la forma de salir adelante”, dijo.

 

NO DORMÍ DURANTE MÁS DE OCHO DÍAS: CARLOS ARTURO DE LEÓN

Carlos Arturo de León es pescador, tiene apenas 23 años de edad y asegura que el haber visto cómo caía una persona desde lo más alto del puente Tampico ha sido el susto más grande que ha tenido en su vida.

“No dormí durante más de ocho días, recordaba todo el tiempo, primero un fuerte grito muy feo; aterrador, y al levantar la vista hacia el puente vi como venía cayendo el cuerpo de una mujer, ha sido una muy fuerte impresión, porque desde aquí no podemos hacer nada”, refiere mientras trabaja sacando el agua de su panga.

Asegura que de inmediato solicitaron el apoyo de la Cruz Roja, pero ya nada se pudo hacer para salvarle la vida a la joven mujer que decidió escapar por la “puerta falsa”.

El joven que todos los días acompaña a su padre a pescar, dice que en los últimos años más gente ha tomado esta mala decisión.

 

DESPERTAMOS CON OTRO SUICIDIO

DEL PUENTE TAMPICO: MANUEL DÍAZ

Acompañado de sus nietos que regresaban de la escuela, Manuel Díaz, vecino de la avenida Monterrey en la colonia Guadalupe Victoria, refiere que en varias ocasiones han despertado con la noticia de que otra persona se arrojó del puente Tampico, “ya son muchos, hasta perdimos la cuenta”.

Considera que las autoridades deben de por lo menos colocar una malla ciclónica para tratar de impedir que las personas enfermas de depresión sigan utilizando el puente Tampico para suicidarse, “tiene que haber una forma, esa gente necesita ayuda y las autoridades tienen que actuar para que las estadísticas no se sigan incrementando”, señala.

dig
dav
dav

Comentarios