Hablando de…

0
42
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

El famoso orejón

Norma Ledezma de Hernández

 

 

Si los millones de personas que estamos tras la pantalla de una computadora cuestionando o criticando, hiciéramos una de las acciones que ahí compartimos, nuestro mundo sería totalmente diferente. Qué desgastante es, en verdad, escuchar o leer, tooooooodo lo que tenemos que criticar, a la acción de nuestros gobiernos. Todavía ni hacen la presentación formal de los proyectos y ya está la sociedad levantando firmas para “echarlos” atrás.

Durante los últimos días, hemos sido testigos de la protesta que hay sobre el proyecto conjunto entre Gobierno Estatal y Municipal, de hacer de la avenida Francisco  I. Madero o “17”, como comúnmente se le conoce, un corredor turístico y comercial que no sólo embellezca esa arteria, sino que sea un detonante para la economía local.

Uno de los reclamos de la gente es, la supuesta tala de árboles que vendría con este plan de remodelación. Ya ha dicho en reiteradas ocasiones el presidente municipal, CP Oscar Almaraz, que no se van a quitar árboles para esta pretendida modernización.

Creo que muchos de los victorenses no se habían dado cuenta de la existencia del hermoso “orejón” que está sobre esa rúa, entre las calles Hidalgo y Juárez, pero ya se hizo famoso en las redes sociales, porque es lo que más alegan los cibernautas, que cómo es posible que vayan a quitar a ese hermoso árbol, sin embargo, comúnmente paso por esa calle y nunca me ha tocado ver a ningún ciudadano poniéndole una sola cubeta de agua, a no ser los señores de parques y jardines. Y sé perfectamente que muchos estarán diciendo: “no es mi obligación”, pero digo, seamos congruentes entre el decir y el hacer.

Pero SÍ me molesta que la gente opine sin saber, más molestia me causa la acción de aquellos “actores” políticos que utilizan cualquier excusa para denostar al Gobierno en turno. Yo les preguntaría a estas personas, ¿por qué no cuestionan a sus representantes en el Cabildo, el que hayan aprobado esta obra? ¿Será acaso porque ellos saben que es una obra que beneficia a la ciudadanía en general? ¿O porque saben que hay recursos destinados a obras específicas?

Recuerdo cuando en Matamoros en el año 1981 y siendo presidente Don Jorge Cárdenas González, se tomó la decisión de hacer peatonal la calle Abasolo, los comerciantes estaban en contra alegando que sus ventas se verían afectadas. Después de terminar en su totalidad la obra, las ventas incrementaron y se volvió para muchos un paseo o punto de reunión.

Otro caso en aquella fronteriza ciudad fue en el gobierno de Tomás Yarrington, siendo Presidente Municipal, se hizo el cierre de cruces o intersecciones entre calles, que fue duramente criticado por la sociedad. Ésta medida obligaba a tomar los semáforos destinados para dar vuelta en puntos estratégicos, sin embargo, esto permitió el desfogue de tráfico vehicular, que en cada esquina se hacían filas interminables de autos queriendo dar vuelta, lo mismo que ocurre en el 17, que por un solo carro que quiere girar hacia su izquierda, se hace una larga hilera de autos.

Todo lo que conlleve un cambio, va a tener resistencia. Desafortunadamente, muchas veces esa resistencia, impide el crecimiento y lo que es peor, que esa resistencia en ocasiones conlleva tintes políticos que lejos de ayudar al progreso de la ciudad, nos enfrasca en enfrentamientos estériles que nada bueno dejan y sí, a una sociedad dividida y desconfiando aún más, de sus autoridades.

Ciertamente muchos de los detractores de este proyecto, piden que ese recurso económico, sea destinado en obras de pavimentación de calles que nunca han sido asfaltadas, otros más piden que las calles de su colonia sean rehabilitadas o re encarpetadas, pero tenemos que entender, que hay partidas diferentes para cuestiones específicas.

El problema con las calles que teniendo carpeta asfáltica y están intransitables, deriva del hecho que los gobiernos municipales no se dan a la tarea de darles mantenimiento. Aunque sé que no es una cuestión de las autoridades actuales, sí les toca a ellos hacer su parte para que nosotros los ciudadanos, no sigamos maltratando nuestros vehículos cuando caemos en los baches que más bien parecen “socavones”, algunos de ellos.

Digno es reconocer, que ésta administración, está metiendo concreto hidráulico en las calles que está “construyendo”, por llamarlo de alguna manera. Algo que es bastante bueno, porque es un material altamente durable.

Lo que sí sería un gran acierto de nuestras autoridades municipales, es que el dinero destinado a la promoción de sus actividades, llámese prensa, radio o televisión, se reduzca a una mínima cantidad. Que sean sus obras, sus aciertos y finanzas sanas, su mejor promoción.

Ojalá tengamos la capacidad de dialogar, antes de señalar, de sumar esfuerzos y no dividir voluntades, de unirnos todos por el bien de nuestra pequeña casa: Ciudad Victoria.

Comentarios