A mi gusto

0
61
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Frente Ciudadano

 

Cendy Robles

 

Continúa la polémica por la destitución del ex titular de la Fepade, Santiago Nieto Castillo, luego de que el Senado de la República prolongara la decisión para que la Cámara alta objete o no la destitución. Y es que el plazo legal vence el viernes tres de noviembre, sin embargo, el presidente del Senado, Ernesto Cordero (PAN), convocó la próxima sesión el próximo siete de noviembre.

Lo anterior significa que claramente se le ha dado carpetazo al tema, y que el PRI ha logrado ganar su estrategia, prefirieron enfrentar el costo político por la destitución del titular de la Fepade que incrementar la amenaza por los supuestos nexos sobre el caso Odebrecht.

Esto caso sin duda seguirá dando para mucho, y claramente esperaremos ver absolutamente de todo durante los próximos meses por parte de las diferentes fuerzas políticas, puesto que lo que se juega no es cualquier cosa: es la Presidencia de México.

De lo impensable lo vimos esta semana, con el PRD y el PAN, al unir fuerzas en el Senado con tal de echar atrás la destitución de Santiago Nieto.

Por lo pronto el Senado tiene importante trabajo, pues faltan por llevarse a cabo los nombramientos del Procurador General de la República, el de Fiscal Anticorrupción y el de Fiscal Electoral.

La Cámara alta debe convocar para encontrar al nuevo titular de la Fepade, quien ocuparía el cargo por un periodo que concluye en noviembre de 2018, y deberá de ser nombrado por dos terceras partes del Senado.

Mientras tanto el Instituto Nacional Electoral (INE) ya dio a conocer el tope máximo de gastos de campaña para quien sea candidato a la Presidencia, el cual no podrá exceder los 429 millones 633 mil 325 pesos.

El límite de gastos para la etapa de precampañas de los precandidatos a Presidente será de 67 millones 222 mil 417 pesos.

Sería bueno mencionar que estas cifras antes mencionadas son resultado de fórmulas establecidas en la ley, ya que, de acuerdo a la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, el tope máximo de gastos de campaña será equivalente al 20 por ciento del financiamiento público de campaña establecido para todos los partidos en el año de la elección presidencial. Sin embargo, con todo y fórmulas, para la ciudadanía estas cantidades que se echan los partidos durante las campañas sigue siendo un gran derroche, ante tantas necesidades que padece la ciudadanía.

Sobre el Frente Ciudadano (integrado por el PAN, el PRD y MC) continúa sumando a sus filas a “ciudadanos” (entre los que destacan algunos periodistas) para que se integren a las labores de elaboración de programas, estrategia electoral y vocería. Según se dice estos ciudadanos pretenden incidir en la elaboración del mecanismo para seleccionar a las y los mejores perfiles para las candidaturas, a los distintos cargos de elección popular.

Aunque este ultimo punto nos siga haciendo ruido mental, puesto que es bastante evidente que la candidatura presidencial se la darán a Ricardo Anaya; la candidatura a la Ciudad de México será para Alejandra Barrales; la candidatura a la presidencia municipal de Veracruz para Fernando Yunes Márquez, hijo del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares; entre otros, solo por mencionar algunos… por cierto, todos señalados por enriquecimiento o amistades de dudosa procedencia. Por ello, es entendible que la propia ciudadanía se cuestione: ¿Qué planea darle el Frente Ciudadano a los ciudadanos? ¿Estará ya todo el pastel repartido?

Y a propósito del tema, valdría la pena mencionar que según la encuesta de Parametría, cuatro de cada diez mexicanos dijeron conocer el Frente ciudadano por México, integrado por los partidos de Acción Nacional, de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano.

Aunque estos encuestados, también dijeron: 13 por ciento que tiene una buena opinión del Frente Ciudadano, 41 por ciento tiene una mala o muy mala opinión del tema; y un 46 por ciento dijo que no sabía.

Al cuestionarles a los encuestados sobre la opinión que tienen de los partidos políticos, 53 por ciento de los encuestados identificó al PAN como un partido “elitista”, es decir, que solo ve por la gente con dinero; otro 37 por ciento lo identificó como una agrupación “conformada por personas ambiciosas”; y 58 por ciento lo ubicó como un partido “de derecha”.

Ojalá que el Frente Ciudadano se preocupe y ocupe en verdad por diseñar una plataforma electoral basada en el combate a la corrupción y que den serias y contundentes señales de transparencia en todo momento, desde el proceso de la designación del candidato, pasando por sus declaraciones 3de3, y hasta en los compromisos que harán en su momento en campaña. Veremos.

Su opinión, denuncias y comentarios a [email protected] y en Twitter: @cendyrobles.

Comentarios