Sirenas de alerta en Hawái hacen recordar Guerra Fría

0
164
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

HONOLULU (AP) — Una sirena que asustaba a Lorraine Godoy de niña volverá a aullar de nuevo en Hawái, décadas después de que se desvaneciese la amenaza nuclear de la Guerra Fría.

El estado activa el viernes el sistema creado para alertar a la población de un ataque nuclear inminente, apenas días después que Corea del Norte ensayase su misil más poderoso. Godoy, de 75 años, dijo que la prueba traerá recuerdos vívidos de alertas aéreas de su niñez en la Isla Grande.

«Es aterrador. Ruidoso. Asusta», dijo Godoy. «Me alegra no tener hijos ni nietos que vivan aquí … porque fue aterrador oírlo de niña».

El ensayo mensual de las sirenas de alarma para desastres naturales en Hawái incluirá un nuevo tono. El aullido adicional se escuchará luego de la sirena para tsunamis y otros desastres, a la que los residentes de Hawái se han acostumbrado.

«Creemos que es imperativo estar preparados para cada desastre y en el mundo de hoy eso incluye ataques nucleares», dijo el gobernador David Ige y añadió que la posibilidad de un ataque nuclear es remota.

Ige dijo que la nueva prueba garantizará que el público sepa qué hacer en caso de un ataque inminente. Si se lanza un misil, los residentes y los turistas tendrán menos de 20 minutos para encontrar refugio, dijeron funcionarios.

«Tienen que tomarse pasos diferentes en caso de ataque nuclear que lo que se espera para un tsunami o un huracán», dijo el gobernador esta semana.

Vern Miyagi, administrador de la Agencia de Emergencias de Hawái, dijo que el estado demoró la prueba por un mes para poder avisarle a la gente. Hawái empleó anuncios de servicios públicos en TV y radio, asambleas populares y artículos en la prensa.

«El público puede manejarlo. No va a entrar en pánico», dijo Miyagi.

La prueba se realiza la misma semana en que Corea del Norte disparó el poderoso misil intercontinental Hwasong-15, capaz de llevar ojivas nucleares. El cohete tiene un alcance de más de 13.000 kilómetros (8.100 millas), suficiente para alcanzar el territorio continental de Estados Unidos.