Déjeme Y Le Platico De Un Libro

0
50
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Las penurias del Brexit

Jaime Elio Quintero García.-

No hace mucho, apareció publicado en una revista de investigación y desarrollo de la Universidad Autónoma de San Luís Potosí un valioso estudio, que aborda los no pensados problemas que enfrenta el Reino Unido ante su salida de la Unión Europea. Este trabajo, de cuyo contenido, amigo lector, hoy le platico algunas cosas, ayuda en mucho a entender lo que pasa y le pasará a Estados Unidos, al aplicar políticas segregacionistas que rompen con el trilateralismo regional de América del Norte.

Para nadie es nuevo que el Reino Unido y Estados Unidos tienen evidentes semejanzas en cuanto a su forma de pensar y ver el mundo moderno. Uno porque pretende funcionar como un imperio, aun no siéndolo en su forma constitutiva, y el otro porque lo es, en su modo monárquico constitucional. Lo interesante del asunto es que tan valioso es el Reino Unido para la Europa Continental, como lo es Estados Unidos para las Américas y Occidente.

La cláusula de exclusión que prevé el tratado de Maastricht de 1993, dice el estudio. Londres lo ha utilizado para no participar en las políticas integracionistas, como por ejemplo, en las políticas de libre circulación de ciudadanos europeos por Europa, la Unión Económica y Monetaria, además de la participación en la eurozona, son muestras evidentes de que Inglaterra sigue pensando como un imperio que no necesita del resto de los países.

El imperio británico siente, y actúa en consecuencia, que los países de Europa son una especie de colonias, a las que no les concede mayor tamaño como para invitarlos a participar y ejercer el mandato divino que poseen desde tiempos milenarios. Por eso mismo, no cree tener compromisos con las leyes laborales, la migración y la apertura de fronteras en todos los sentidos.

Mire usted, amigo lector, ya para 1975, asevera el estudio en comento, tan solo el 65 por ciento de la opinión pública británica apoyaba su permanencia en la entonces Comunidad Europea. Pero durante las dos primeras décadas del presente siglo el porcentaje de inconformidad creció hasta alcanzar niveles de fuerte presión política y social en contra de la integración del Reino Unido a la Unión Europea.

Estos niveles de inconformidad o euroescepticismo británico, refieren los autores del documento, según los grupos de edades de la población, la entidad política evaluada (Escocia, las Irlandas e Inglaterra), así como por las condiciones socioculturales y socioeconómicas de sus residentes. Encontrándose el mayor número de oponentes entre las personas mayores de 60 años de edad que residen en ciudades medias y pequeñas, las comunidades rurales dedicadas a la agricultura, la extracción de carbón y la explotación de otros recursos naturales (localidades de baja economía, equivalentes a los países subdesarrollados), a las que se agregan los partidos políticos de ultraderecha y segmentos sociales supremacistas.

Los argumentos, que no razones, que esgrimen estas personas, son en relación al desempleo, la pérdida de soberanía, ante la formación de instituciones supranacionales de la Unión Europea, el ideal británico de ser un imperio y líder único en Europa, el incremento irrestricto de la migración en todas sus formas y por último la inmensa carga que representa para el erario las altas contribuciones al pacto europeo.

Para terminar de contextualizar, el estudio concluye que, estas facciones opositoras, han sido adoctrinadas e influidas, en el menor de los casos, por políticos cuyo principal interés es ganar y consolidar una base electoral que les permita formar parte del parlamento y del gobierno central británico.

Todo este conjunto de escenarios, descritos en el estudio, son muy parecidos a los que prevalecen en Estados Unidos y que llevaron a la presidencia de ese país a Donald Trump, seguros, al igual que los británicos de la tercera edad y de quienes se dedican a las actividades primarias de baja productividad, de que la salida del multilateralismo regional, el libre comercio y la disciplina fiscal, son la solución a sus problemas, cualquiera que estos sean.

Gracias por su tiempo.

Comentarios