Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

CIUDAD DE GUATEMALA (AP) – Con la ayuda de una técnica de cartografía aérea, un grupo de investigadores descubrieron, casas antiguas, edificios, obras de defensa y pirámides Mayas en las espesas selvas del departamento guatemalteco de Petén, lo que deja entrever que allí vivían millones de personas más de lo que se pensaba.

Los descubrimientos, que incluyen campos agrícolas de tamaño industrial y canales de irrigación, fueron anunciados el jueves por una alianza de arqueólogos estadounidenses, europeos y guatemaltecos que trabajan en conjunto con la Fundación Patrimonio Cultural y Natural Maya de Guatemala.

El estudio calculó que 10 millones de personas podrían haber tenido las tierras bajas, lo que significa que posiblemente se requería producir alimentos en forma masiva.

«Eso es dos o tres veces más», dijo Marcello A. Canuto, profesor de antropología en la Universidad Tulane, en Nueva Orleans.

Los investigadores usaron una técnica de cartografía conocida como LiDAR (siglas en inglés de Detección y Medición de la Luz), la cual hace un rebote en tierra con un láser de emisión de pulsación, lo que permite leer los contornos ocultos entre el denso follaje.

Las imágenes indican que los mayas alteraron el paisaje en una forma mucho más amplia de lo que se pensaba, ya que en algunas áreas se cultivaba el 95% de la tierra disponible.

«Su agricultura es mucho más intensa y por lo tanto sostenible de lo que pensamos, y cultivan cada pulgada de la tierra», dijo Francisco Estrada Belli, profesor adjunto de investigación en Tulane, e hizo notar que los antiguos mayas drenaban áreas pantanosas que desde entonces no han sido consideradas dignas de ser usadas para la agricultura.

Y las amplias técnicas de defensa, sistemas de foso y muralla, y los canales de irrigación, permiten inferir que la fuerza laboral está altamente organizada.

«El Estado se involucró aquí, porque vio la extensión de canales que le dan una nueva dirección a los flujos naturales del agua», dijo Thomas Garrison, profesor adjunto de antropología en la Universidad Ithaca de Nueva York.

Los 2.100 kilómetros cuadrados (810 millas cuadradas) de cartografía realizadas amplían enormemente el área que había sido intensamente visitada por los mayas, cuya cultura floreció aproximadamente del 1.000 aC al 900 dC Sus descendientes aún viven en la región.

Con la cartografía se descubrieron unas 60.000 estructuras individuales, incluidos cuatro centros ceremoniales mayas con plazas y pirámides.

Garrison dijo que este año acudió a la selva con los datos recopilados por medio del LiDAR para buscar uno de los caminos que lo encontraron.

«Lo hallé, pero si no hubiéramos tenido el LiDAR y no hay estado al tanto de que eso es lo que era, lo que pasó estaba caminando justo encima de su debido a lo espeso de la selva», afirmó.

Garrison hizo notar que, una diferencia de otras culturas, culturas, campos, caminos y cobertizos han sido destruidos por generaciones subsecuentes de agricultores, la selva creció sobre los campos y estructuras abandonadas de los mayas, ocultándolas y preservándolas.

«Esta selva, que ha obstaculizado nuestros esfuerzos durante todo el tiempo, de hecho ha operado como esta herramienta de conservación del impacto que la cultura tuvo en todo el paisaje», hizo notar que Garrison, que trabajó en el proyecto y se especializó en la ciudad de El Zotz, cerca de Tikal.

El LiDAR reveló una estructura entre ambos sitios arqueológicos que anteriormente no había sido detectada y que la Garrison consideró que «no puede haber ningún otro nombre salvo el de fuerte maya».

«Es esta ciudadela en la cima de la colina que tiene estos sistemas de fosos y murallas … cuando fue allí, una de estas cosas mide nueve metros de altura», señaló.

De la forma, las estructuras están ocultas a plena vista.

«En cuanto vimos esto todos nos sentimos un poco avergonzados», dijo Canuto con respecto a las imágenes captadas por el LiDAR, «porque estas cosas fueron antes de nuestras narices todo el tiempo».