Deberá Issste prever gastos

0
93
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José del Carmen Perales Rodríguez.-

Cd. Victoria, Tam.- La asignación de un presupuesto de solo 160 millones de pesos para este 2018, prácticamente el mismo monto del año anterior, obligará a la delegación del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) a afinar su capacidad de negociación con los proveedores para hacer frente a los imprevistos en medicamentos y otros insumos.

Así lo adelantó Martín Tofic Salum Fares, subdelegado médico del Issste, quien mencionó que esto se debe a que las alzas que se generan a la par de la inflación mensual que se presenta, no están contempladas en los recursos que les envía la Federación.

“Este año, por lo que sabemos, es el mismo que el año pasado, que es algo bueno, si volteamos a ver a las demás dependencias hubo un reajuste en presupuesto que afortunadamente no le tocó al menos a la delegación”, comentó.

Sin embargo, mencionó que como área médica siempre piensa que a pesar de ser el mismo presupuesto no se considera la inflación a la hora de asignarlo, lo cual les hace pensar mejor cada una de las acciones y decisiones que se van a tomar.

“Estamos hablando del compromiso que tenemos como Issste para brindar una atención a satisfacción de los derechohabientes, de acuerdo a lo que cada uno de los pacientes requiera”, señaló.

Salum Fares apuntó que si bien tienen el gran beneficio de que la Federación los cobija, en cierta forma, con muchos de los programas integrales, tanto de anestesia como material de curación, entre otros insumos, esto no siempre es suficiente.

“No tenemos grandes problemas en ese renglón, el asunto es en los casos particulares en los que se requiere algún tipo de material o de medicamento, que no están considerados en la compra consolidada o en los servicios integrales”, especificó.

El funcionario federal expuso que en este tipo de situaciones tienen que hacer las compras como delegación, es aquí donde deben recurrir a un buen poder de negociación con los proveedores para poder conseguir lo mismo a menor precio.

“Esperamos no vernos tan apretados presupuestalmente y poder sacar adelante cualquier situación de apremio que se nos presente, en el entendido de que los derechohabientes son los menos culpables de esto”, concluyó.