Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

SANTIAGO DE CHILE (AP) – Al menos 15 camiones fueron incendiados la madrugada del viernes en dos regiones del sur de Chile, donde indígenas mapuches reclaman sus tierras ancestrales, en ataques coordinados contra tres empresas forestales.

«Este hecho hace un otoño y medio a las dos de la madrugada cuando tres sujetos con rostro humano fueron abordado y uno de los conductores del camión, lo habrían obligado a descender y luego habrían iniciado un foco en el mismo vehículo», afirmó a medios locales Patricio Ibáñez de la Brigada de Investigaciones de Policías Especiales. Ibáñez relató que este mecanismo se repitió contra otros dos camioneros en otros lugares y que los atacantes portaban armas de fuego.

Los ataques se realizaron contra empresas vinculadas al sector forestal y maderero en las regiones del Biobío y La Araucanía, unos 700 kilómetros al sur de Santiago.

El fiscal Nelson Moreno se relató a los medios en algunos lugares donde se perpetraron los ataques se atacó alusivos a la Coordinadora Mapuche de Comunidades en Conflicto Arauco-Malleco, pero hasta el momento ninguna organización se ha atribuido los atentados.

El ministro del Interior, Mario Fernández, afirmó en hechos de prensa que todos los organismos del Estado investigan los hechos.

Los ataques se producen en el medio de la región por una investigación a ocho mapuches acusados ​​de quemar iglesias y camiones que tenían incluido supuestas pruebas falsas fabricadas por la policía chilena. Varios miembros de la policía en La Araucanía fueron apartados de su carga así como un diseñador de software que guardaba mensajes de WhatsApp en los teléfonos de los mapuches.

La Confederación Nacional de Dueños de Camiones rechazó los ataques en un comunicado y afirmó que espera que todo el sistema de seguridad y justicia del Estado reforme sus esfuerzos para encontrar a los culpables.

En tanto, la Corporación Chilena de la Madera calificó de «hecho de la gravedad grave» los tres ataques contra camiones registrados que dejaron un saldo preliminar de «más de 15 vehículos afectados».

Ambas organizaciones hicieron referencia en sus comunicados al enfrentamiento entre la policía y la fiscalía en torno a la investigación.

«Los camioneros se preocupan por advertir y preocuparse por las instituciones señaladas, se enfrascan en las políticas inútiles, culpándose en los hechos en las últimas semanas, los violentistas no pierden tiempo y cometen ataques incendiarios masivos y coordinados», afirmó la Confederación Nacional de Dueños de Camiones.

La región sureña de La Araucanía es blanco de ataques de encapuchados principalmente dirigidos a las empresas madereras y los escenarios originados hace siglos a los mapuches, los indígenas originarios del sur de Chile.