Burlan ‘polleros’ cercos policiales

0
139
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Shalma Castillo.-

Cd. Victoria, Tam.- Frente al esfuerzo y trabajo de las autoridades federales para enfrentar el tráfico de personas, quienes se dedican a esa actividad han ido modificando su forma de actuar y cometer este delito, dijo la fiscal de la Procuraduría General de la República (PGR) en la Zona Centro del estado, Carolina González Maldonado.

“Ellos tienen identificadas a las autoridades respecto a las características para poder cometer el delito, y siempre van a buscar el momento de ir cambiando la modalidad”, refirió.

Dijo que los traficantes se van adaptando a la forma en que operan los elementos de las diferentes corporaciones de seguridad, sin embargo, posteriormente las autoridades también van encontrando la manera en que cambian las estrategias para delinquir.

En este caso, la funcionaria federal explicó que la situación de traslado ilegal de migrantes está considerada como tráfico de personas, delito que tiene diferentes modalidades para su castigo.

“La pena para los traficantes depende de las condiciones que vengan las personas, las características de la conducta y el delito tiene varios modos y todos son iniciados por la Ley de Migración”, expresó.

Ante esta situación, informó que en la Zona Centro de la entidad llevan al menos tres carpetas de investigación, que corresponden al mes de enero, y cuatro personas detenidas, pero señaló que también ha habido detenciones en Matamoros.

Cabe mencionar que en lo que va de este año aproximadamente mil migrantes han sido rescatados por autoridades federales y estatales, a quienes se les han brindado atenciones humanitarias así como de repatriación.

“En virtud que ha sido muy numerosa la cantidad de migrantes que se han encontrado, la gran mayoría de los asuntos son atraídos por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido)”, apuntó.

Señaló que la Seido inicia líneas de investigación, pero la prioridad para las autoridades es que a esas personas, que por la ley son vistas como víctimas, se les dé precisamente el tratamiento de una víctima.

“Estas personas son alojadas por las dependencias de Migración de manera inmediata y puestos a disposición de ellas; nosotros seguimos la investigación”, concluyó.