Tren arrastra auto y prensa a tripulantes

0
198
Fue necesario el uso de las quijadas de la vida para quitar la puerta.
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Un automóvil fue arrastrado más de 60 metros por el tren, después de que su conductor fallara en su intento de ganarle el paso a la mole de acero.

Los hechos, en donde una mujer que viajaba de acompañante terminara hospitalizada después de ser rescatada del interior del vehículo mediante el uso de los “quijadas de la vida”, se registraron en el crucero del libramiento Naciones Unidas y el Eje Vial Lázaro Cárdenas.

Los primeros en llegar fueron los agentes de Fuerza Tamaulipas, quienes enseguida acordonaron la zona y solicitaron la presencia de los cuerpos de auxilio.

Conforme el tiempo transcurría, en el interior del auto se encontraba una mujer seriamente lesionada, mientras que su esposo había logrado salir por sus propios medios.

A los pocos minutos arribó una ambulancia de la Cruz Roja, quienes se introdujeron en el carro para inmovilizar a la golpeada mujer.

Sin embargo, al ver que esta se encontraba prensada en el interior llamaron a la base para solicitar la presencia de la unidad de rescate y personal especializado en sustracción de personas.

Durante aproximadamente 20 minutos los paramédicos hicieron maniobras para poder rescatar a la lesionada, todo esto con el uso de las quijadas de la vida.

Una vez que la puerta fue cortada de tajo, el ama de casa fue sacada y posteriormente llevada a la clínica del Seguro Social.

En los hechos se ve involucrado un automóvil marca Honda Accord, el cual circulaba por el libramiento Naciones Unidas en sentido de poniente oriente.

Al llegar al crucero con las vías del tren, el conductor de dicho vehículo trató de ganarle el paso al ferrocarril, el cual circulaba en sentido de sur a norte con destino a Monterrey.

La locomotora con 120 vagones y cuatro locomotoras terminó por impactarse contra el automóvil, arrastrándolo durante aproximadamente 60 metros.

Automovilistas que presenciaron el accidente y quienes mostraban un rostro de angustia bajaron de las unidades y corrieron enseguida hasta el coche para ver cómo se encontraban los tripulantes.

Mientras unos trataban de hablar con los heridos para calmarlos, otros marcaban al número de emergencia 911 solicitando inmediatamente la presencia de la Cruz Roja.

Las personas presentes en el sitio buscaron en un principio auxiliar a las personas, sin embargo al ver la magnitud de las lesiones optaron por esperar a que acudiera personal especializado.

Al lugar acudieron paramédicos de la Cruz Roja, así como especialistas en técnicas de extracción vehicular.

Después de casi 20 minutos de maniobras con el uso de las “quijadas de la vida” lograron rescatar del interior del vehículo  a la mujer para trasladarla a un hospital debido a que presentaba dificultades para respirar.

Una grúa de Tránsito local se hizo presente para remolcar la dañada unidad al corralón.

La unidad fue declarada como pérdida total, según el perito de Tránsito local en turno.