Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

LONDRES (AP) – Gran Bretaña movilizó al ejército en el centro y al oeste de Inglaterra para ayudar a que el personal hospitalario llegue a sus puestos y rescatar a las personas que quedaron atrapadas en sus vehículos por la noche mientras que una inusual ola de frío barra el país y parte del continente.

La gran helada provocó caos en todo el país, con cientos de vuelos cancelados en Heathrow, el eje de transporte aéreo más grande de Europa. Varios trenes se detuvieron y sus pasajeros quedaron varados durante horas.

«Es un clima particularmente inusual», dijo el secretario de Transportes, Chris Grayling. «Es algo que sucede muy rara vez en este país».

Otro hecho inusual fue el congelamiento de los canales en Ámsterdam. El hielo en el histórico canal de Prinsengracht era bastante grueso para que la gente pudiera verlo sobre la superficie. Las autoridades vedaron el paso de botes y cerrado en las compuertas para permitir que se engrosara el hielo.

El ejército envió 20 soldados y 10 vehículos a Shropshire y la Marina Real atendió a la petición de ayuda de las policías de Devon y Cornwall desplegando efectivos allí.

Un tren que cubría el trayecto entre la estación de Waterloo, en Londres, y Weymouth permanecía paradójicamente en las afueras de New Milton, dejando una fila de autos varados durante horas. Las millas de las viviendas están sin electricidad mientras que las últimas están en los valores negativos, con vientos gélidos.

El aeropuerto londinense de Heathrow indicó que el viernes que estaba trabajando con las aerolíneas para consolidar un calendario de vuelos y «dar más seguridad acerca de la salida de los vuelos», mientras que se podía esperar el viento con fuerza en la gran parte del país y en Europa. Se cancelaron más de 350 vuelos. Los aeropuertos de Gatwick, Londres, Edimburgo y Glasgow también anunciaron cancelaciones.

Otros aeropuertos de Europa, como el de Ginebra, suspendieron operaciones directamente.