Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Puebla, 7 Mar (Notimex).- Alejandro Cortés Sánchez es un joven originario de Xalapa, Veracruz, quien, con disciplina, pasión y creatividad se abre camino en la ciudad de Nueva York, en el mundo de la industria cinematográfica.

Su compromiso social es su principal bandera, y ello se refleja en los más de 30 guiones que ha realizado en los últimos cuatro años. Aun cuando la narrativa es su especialidad, trabaja también en documentales, comerciales, videos de música y contenido episódico.

En entrevista telefónica con Notimex, Cortés Sánchez habló de sus principales inquietudes, pero también de los retos que tiene frente a sí para seguir creciendo en un país que no es el suyo, alejado de su familia, pero con un gran compromiso consigo mismo para continuar creciendo y dejar en alto el nombre de México.

Desde 2013, Alejandro ha participado en más de cien producciones que varían desde cortometrajes a largometrajes narrativos y documentales, videos musicales, comerciales y contenido de marca, trabajando principalmente en el departamento de cámara, y en 30 ocasiones como cinematógrafo.

Su fuente de inspiración, dijo, la encuentra en cada una de las minorías sociales de diversas partes del mundo, pero también en grandes mexicanos que pese a los retos que puedan tener, se abren camino y triunfan en la «Meca del Cine» mundial, como recién ocurrió con el director Guillermo del Toro.

Alejandro es conocido por ser un apasionado y buscar la forma más honesta de plasmar cada proyecto que aborda, así como el reflejar historias que hablen de la condición humana, “utilizando el medio cinematográfico como fuente de reflexión, que exponga problemas y condiciones sociales que conlleven al discurso entre las audiencias, con la esperanza de inspirar un cambio positivo en la sociedad.

“Vivir en Nueva York ha significado un intercambio cultural muy importante en mi desarrollo profesional, ya que me ha dado a probar un poco de cada cultura, me ha permitido viajar y colaborar internacionalmente con grandes artistas; y al final del día me ha hecho más cercano a mi país”, expresó.

Entre los trabajos más recientes del graduado en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York el año pasado se encuentra el cortometraje “Los desaparecidos”, filmado en México en marzo de 2017, bajo la dirección de Justo Matías Valencia.

Una obra que le valió para obtener premios es “Outstanding film”, en Dusty Film, and Animation Festival 2017, en Manhattan.

Se trata de una producción que aborda el tema de las desapariciones forzadas en México, desde el punto de vista de una madre soltera viviendo en condiciones de escasos recursos.

Este trabajo ha sido bien recibido por miembros de la industria cinematográfica en México y Estados Unidos, y actualmente se prepara para darle la vuelta al mundo promoviendo el proyecto en diversos festivales de cine durante 2018 y 2019.

Anunció que espera que su estreno en México sea durante la próxima edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).

“Reshma” también es un cortometraje que realizó en septiembre de 2016 y en el cual rompe paradigmas de la belleza y dignifica a Reshma Qureshi, una joven de  la India que se convirtió en la primera mujer sobreviviente a un ataque de ácido que modeló durante el New York Fashion Week.

Alejandro Cortés ha logrado rodearse de grandes maestros del cine para cada uno de sus diversos trabajos, como el ganador del Emmy, Greg Harriott, y juntos fueron directores de fotografía para “Reshma”.

“A la deriva” es un largometraje que hizo en República Dominicana, bajo la dirección de Paula Cury, y en la cual abordaron la problemática que enfrentan adolescentes de 11 a 14 años, quienes en medio de la desigualdad social cursan sus embarazos y abortos clandestinos.

Un logro más del joven mexicano de 23 años es la filmación del premiado piloto de la serie de web, “After Oil”, que proyecta un futuro apocalíptico a causa del calentamiento global. Además, prepara su siguiente proyecto episódico, “The blue Marble”, una sátira política protagonizada por John Pirkins y dirigida por Ralph Toporoff.

Cortés Sánchez dijo estar convencido de que los jóvenes tienen muchas oportunidades para crecer de manera profesional, académica y en todos los aspectos de su vida, “lo más importante es que deben creer que pueden lograr sus sueños, insistir y nunca declinar”.

Desde su trinchera, el cineasta Alejandro Cortés trabaja con instituciones en México, grupos de jóvenes y universidades para motivar a los alumnos, demostrando con su propio ejemplo que los sueños sí se cumplen.