Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Redacción El Diario

Durante millones de años el asteroide Bennu y la Tierra han convivido pacíficamente, pero en el año 2135, Bennu se acercará a nuestro planeta, eso genera el tiempo suficiente como para que la NASA trabaje la nave defensora, “HAMMER”.

Se tiene que aclarar que no se está hablando de una certeza, sin embargo, astrónomos estiman que, para el 21 de septiembre del 2135, Bennu se acercará tanto que podría colisionar con la Tierra.

En caso de que esto suceda, ya se tiene pensado construir a HAMMER (Hypervelocity Asteroid Mitigation Mission for Emergency Response), una nave de casi nueve toneladas, capaz de desviar un asteroide o destruirlo.

Detonar un arma nuclear en el espacio suena algo es extremo, pero de momento es el único método que tiene el ser humano en caso de que se necesite lanzarle algo a un asteroide, ya que sin duda es el arma más poderosa construida hasta ahora.

HAMMER es un proyecto que se presentará en Japón en mayo, y de momento solo existe un impedimento para que la NASA nunca construya el artefacto, y es que: es un proyecto carísimo.

Se sabe que es caro, porque ya hemos enviado una nave hacia Bennu y costó 800 millones de dólares. Se trata de la misión OSIRIS-REx, la cual despegó en septiembre del 2016 y llegará a su meta en agosto del 2018.

OSIRIS-REx es una doble misión que pasará dos años en Bennu para estudiarlo muy de cerca, siendo lo más emocionante del proyecto, cuando la sonda desplegará un dispositivo para capturar una muestra de Bennu en julio del 2020. Si todo sale a la perfección, la muestra llegará a la Tierra en el 2023.

Aparte de lo importante que será la muestra, OSIRIS-REx permitirá conocer el movimiento y la órbita de Bennu, en caso de que lo que se quiera sea practicarle prácticamente una biopsia.