Educación socioemocional en estos tiempos

0
58
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Julio Herminio Pimienta Prieto

Hay preguntas que el hombre se ha hecho desde los tiempos remotos. Una de ellas es, ¿quién soy? Hoy la escuela mexicana pretende la educación socioemocional con el Nuevo Modelo Educativo, mismo que contempla seriamente el tratamiento de temas fundamentales en la formación del hombre. Ir a la esencia es urgente en estos tiempos, por lo que comenzar con responder a esta pregunta es trascendente en la propuesta. Conocerse como premisa para poder avanzar hacia el contacto sano con los otros.

Saber que estoy constituido de materia y no materia, de lo físico y lo espiritual, no basta. Hay que adentrarse con los niños en la profundización del ser persona, puesto que nacemos individuos; pero el “proceso de convertirse en persona” lleva toda la vida y la escuela en estos tiempos, debe abordar el reto de hacer conciencia de este ocurrir.

Los seres vivos se autoproducen como dice Maturana, son autopoiéticos. Partiendo de esta premisa es posible hablar de un proceso que da como resultado el pasar de individuo a persona. No todo ser humano llega a ser persona según Roger, estoy de acuerdo. De hecho, algunos seres humanos logran vivir largos años y mueren, quedando como individuos que habitaron la tierra.

La escuela y la familia deben propiciar con su educación, el proceso de convertirse en persona de los niños. Pero, para ello es importante la educación sin dobleces, permitiéndoles pacientemente que se den permiso para:

* Ser ellos mismos.

* Sentir lo que sienten.

* Pensar lo que piensan.

* Decir lo que piensan.

* Callarse si así lo desean.

Difícil, ¿verdad? Es difícil, porque primero debemos vivir los adultos congruentemente con estos principios, solo así lograremos educar para la no manipulación, para la autodependencia (de Bucay), un ser autodependiente es no manipulable. Una sociedad que no permite la libre expresión o el silencio si así lo decide una persona, no por amenaza, ¿qué mensaje está enviando? No otro, está anulando a la persona y con ello, imposibilitando el adecuado proceso educativo de la personalidad, porque se estaría promoviendo la falsedad, para poder responder a los intereses que quien posee el control sobre los otros.

Por ello, mientras voy analizando la propuesta de educación socioemocional del modelo federal, no dejo de pensar en su inaplicabilidad sin un gran esfuerzo de cambio de mentalidad de toda la sociedad; pero, con urgencia, de los gobiernos para permitir la libre expresión o el silencio, porque solo así se respeta lo más alto del ser humano: el pensamiento racional.

Deberemos educarnos para entender que no nacemos siendo personas, serlo requiere un esfuerzo deliberado; pero, también requiere de condiciones contextuales. Un ambiente escolar en el que se propicie la expresión sin reprimendas, simplemente con el respeto absoluto a lo que el otro es y por supuesto, a lo que dice, como expresión de lo que piensa y siente que viene de su ser, será un ambiente modificante y favorecedor de la autenticidad.

Contra eso tiene que esforzarse la escuela para educar en la verdad. Nuestros niños escuchan lo que dicen los adultos y lo comparan con lo que hacen, muchas veces, no coincide. Educar requiere integridad. Ensayar en la escuela lo que se desea sea el mundo externo a ella. Educar para la obediencia sin sentido ya no es viable en el siglo XXI. Este es el siglo de la educación para el autogobierno, este es el siglo para una educación que propicie la autodependencia, porque solo así será posible la colaboración con otros. El que no se gobierna es posible que muchas veces quiera dominar.

Es el siglo para trabajar en los valores que hacen del ser humano un individuo que se autoconstruye como persona, en íntima relación con otros que viven los mismos valores que se pretenden educar. Este está siendo el siglo para proporcionar más herramientas personales para que se tomen decisiones, no más “enseñar a pescar”, como dice un amigo: “Hay que provocar que elaboren sus propios medios de pesca”. Agrego, este es el siglo en el que será decisivo que valoremos el ser persona, porque es respetada en hechos no en discursos. Este parece ser el siglo de los ciudadanos.

Te invito a que me escribas expresándome qué piensas.

[email protected]

 

 

Comentarios