Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Redacción El Diario

Oaxaca, Oaxaca. – Un traumatólogo y una anestesióloga que le realizaron una operación de codo a un menor y lo terminaron por matar, podrían pasar entre ocho y 20 años de prisión por homicidio doloso con agravante de responsabilidad médica, según el fiscal General de Justicia, Rubén Vasconcelos.

Fue el pasado noviembre, cuando el niño Edward Luna Trujillo sufrió un accidente mientras se encontraba jugando, rápidamente el menor fue llevado al hospital civil Dr. Aurelio Valdivieso de Oaxaca.

Sin embargo, al llegar al centro médico se encontraron con un paro de labores –pese a que en el área de urgencias no debía ser así-, por lo que fue trasladado a la clínica privada Del Valle, en donde fue atendido por el traumatólogo, Luis Alberto Pérez Méndez, junto a la anestesióloga Gabriela Cruz López.

La operación se realizó a la media noche y tuvo una duración de una hora, y al finalizar, se informó que el niño se encontraba grave pero estable. A pesar de ello, fue nuevamente trasladado a un hospital con mejor equipamiento.

El deceso del niño sucedió a las 6:40 horas del pasado 29 de noviembre, por lo que los padres del niño presentaron una denuncia ante Pérez Méndez, quien fue detenido y llevado a la Penitenciaría Central de Santa María Ixcotel, mientras la anestesióloga presentó un amparo para llevar en libertad el proceso.

“Una persona comete dolo eventual cuando sabe el riesgo que corre una persona y no toma las medidas necesarias para evitar un mal” explico el fiscal, añadiendo que el médico sabía que no contaban con el equipo suficiente para llevar a cabo la operación.

En la autopsia que se le realizó al menor se detectaron altas cantidades de lidocaína, sustancia que no había reportado el médico y la anestesióloga, y que a la larga fue la causa del deceso del niño.

Médicos de distintos colegios dieron una conferencia de prensa en apoyo al traumatólogo Luis Alberto Pérez Méndez y la anestesióloga Gabriela Cruz López, el presidente del Colegio de Traumatología en el estado de Oaxaca Pedro Santiago demandó que el delito sea retipificado, pues declaró que ningún doctor actúa con dolo al momento de atender a un paciente, al contrario siempre se trabaja con la intensión de ayudar a mejorar la salud, así que no se puede considerar que haya habido dolo por parte de los médicos.

También solicitó que sea liberado para que así pueda llevar el proceso jurídico en libertad, manifestando que no es una persona que ponga en peligro la sociedad, y es urgente que se incorpora a su trabajo lo más pronto posible ya, porque tiene pacientes de escasos recursos a los que apoya de manera constante y debido a la situación jurídica por la que atraviesa el médico no está recibiendo la atención debida.

Acusó que la clasificación de dolosos que ha dado la Fiscalía General del Estado esta criminalizando la actividad médica, aunque destacó que no se trata de que se evada la ley, sino que haya justicia y si hay alguna responsabilidad deberá acatar las leyes.

El Consejo Médico de Ortopedia y Traumatología por medio de un comunicado, demandó la liberación de Pérez Méndez, rechazando los señalamientos en su contra y manifestando: “reprochamos cabalmente los hechos imputados a su persona y a la determinación de dictaminar un hecho doloso. No podemos aceptar ni entender una imputación como tal con las determinantes expuestas por el juez y mucho menos aceptar la orden de aprehensión, puesto que nuestro compañero no es un criminal”.