Burbuja distractora

0
48
Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos

Jaime Elio Quintero García

 

 

Los dos más recientes bombardeos de Estados Unidos a Siria, uno unilateral, y otro el del viernes 13 de abril de este año, en sociedad con Francia y Reino Unido, han sido ambos, estrategias de arrogancia el del año pasado, y simple distractor de sucesos más graves que comprometen al Presidente de la nación americana, factor indiscutible e irruptivo en el actual desquiciamiento internacional de la paz, las finanzas, el comercio y la estabilidad de los mercados globales compartidos.

Hoy en día, apenas a tres o cuatro noches del bombardeo a Damasco y otras dos poblaciones sirias, es de todos conocida, las dudosas causas que los motivaron, sobre todo estando de por medio la mano de Bolton el actual Asesor de Seguridad Nacional, del actual gabinete de guerra de Donald Trump. Es cada día más la rapidez con la que los medios van recogiendo y sumando las evidencias que motivaron la simulación y el fallido montaje mediático, que por cierto, ayudó en el reclutamiento de la complicidad europea en el suceso de marras.

Para quién no es conocida la diversidad y multiplicidad de facilidades que dan a cualquier ciudadano del mundo los medios electrónicos y tecnológicos para conocer que está detrás de cualquier evento por pequeño o grande que este sea. Cierto, y para este caso más, que el mundo se ha convertido en una aldea o parroquia, en la que todos se enteran de inmediato de lo que pasa en el día a día, en el que no se requiere leer más que un centenar de caracteres para que aflore la verdad o la mentira, más a través del chisme que de la información analítica y seria.

Es creciente e incontenible el crecimiento y consolidación de la cultura del sospechosismo, todos sospechan de todo, nada es cierto todo está en duda, es un mundo en el que la tecnología de la comunicación profundiza con inaudita facilidad y rapidez, en el retorcido mundo de las socio-histerias colectivas que hacen pasar a las personas de manera muy rápida e inmediata, de la mentira y el camuflaje, a la verdad sostenida por el dicho, y a veces no tanto por los hechos.

Para mayor pena siempre, de los gobiernos improvisados y motivados por la ocurrencia espontánea, que viven y creen más en las condiciones del pasado que en las realidades del presente y la presunción de certeza del futuro. Se dice con frecuencia que los órdenes socio-culturales se construyen con lo que queda después de olvidar el pasado, lo que convoca a los incautos, a pretender hacer lo que ya se hizo, sin tener en cuenta si sirvió o no al colectivo, si fue bueno o malo para quién y para cuántos.

En el caso del conflicto sirio, es axiomático para el actual Gobierno estadounidense, que no quieren una solución o avance en la terminación del conflicto sirio, que pueda ser acreditado a Rusia, o al propio Gobierno sirio, ese mérito debe de ser sin negociaciones ni concesiones, y al costo que sea y bajo el pretexto que sea, abonado al liderazgo y la intervención norteamericana. Es el mismo criterio utilizado en otros temas como el comercial, el crecimiento económico, y el mismo conflicto con Coreo del Norte.

Nada se puede solucionar en el mundo, sin la intervención norteamericana, cómo se va aceptar que las dos coreas se puedan poner de acuerdo ellas dos solas, no, por supuesto que no, Estados Unidos tiene que meter la cola para romper acuerdos y sentencia: No se pueden arreglar ustedes sin mi presencia y aval, primero yo, y luego el problema entre ustedes. El Tratado de Libre Comercio de América, es otro ejemplo más, vinculado directamente con la actitud imperial del norte, se dice de la noche a la mañana, está mal negociado, Trump no puede aceptar que sea un arreglo logrado por Bush padre, Clinton u Obama, aun cuando sea benéfico para los consumidores estadounidenses, en términos de menor precio de las mercancías producidas en el entorno del TELECAN.

No, por supuesto que no, tiene que ser renegociado bajo la amenaza de salirse de él, para que el crédito y mérito sea de Donald Trump y no de otros que forman parte del pasado que hay que olvidar. Así también, el crecimiento y la recuperación económica no puede decirse sea ganancia de Obama y las medidas correctivas y regulatorias por él aplicadas, no tiene que ser bajo el valor y la virtud de la rebaja de impuestos a los grandes empresarios y personas físicas de altos ingresos, aun a costa de generar mayor déficit presupuestal y endeudamiento público, lo que se convertirá en inflación a querer o no.

Esa es la muy perturbadora presencia del populismo político de occidente, destruir lo que viene de atrás porque es el enemigo interno causante de todos los males presentes, y al que hay que combatir y destruir, el otro componente de la ecuación, el enemigo externo me refiero, los consejos del asesor Bolton se encargarán de enfrentarlo y acabarlo, recordemos que el recién nombrado asesor de seguridad fue quien impulsó la guerra en Irak bajo el supuesto de que tenía armas de destrucción masiva, que por cierto, nunca se pudo comprobar.

Cuidado con los populismos y falsos nacionalismos proféticos (Trump, López Oes, Chávez, Castros, Correas, Evos, Ortegas y más, al parecer en franca progresión, generados ciertamente por la tardanza o incapacidad manifiesta, de los capitalismos aperturistas y globales, en la incorporación de las clases sociales bajas, a las franjas de clase media y alta: educadas, con salud, oportunidades de empleos remunerativos y mejores opciones de confort y satisfacción social.

Nos vemos y leemos el próximo martes.

Comentarios