Admite Secretaria ‘desastre laboral’

0
152
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Alfredo Guevara.-

Cd. Victoria, Tam.- En un año y seis meses, las juntas de conciliación y arbitraje han desahogado un 30 por ciento de los diez mil expedientes que recibieron desde el inicio de esta administración estatal, confirmó Estela Chavira Martínez, secretaria del Trabajo.

Se trata de expedientes laborales que, producto de los vicios y la corrupción que imperaba en esas instancias, no se ponderaba encontrarles solución o un acuerdo conciliatorio, afectando a los empresarios y a los trabajadores.

Aunque se llevará todavía varios años abatir los siete mil expedientes que forman parte del rezago, la idea es encontrarle solución a estos conflictos, para que los juzgados laborales que entrarán en funciones, producto de la reforma a la Ley Federal del Trabajo, inicien de cero, es decir, sin este tipo de conflictos.

“Cada una de las juntas de conciliación están trabajando, acatando la instrucción del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, atendiendo al ciudadano, al empresario, lo estamos constatando al visitar cada una de estas instancias en forma periódica, certificando el trato, la agilidad y la atención que se le debe dar por parte de cada presidente”, aseveró.

De hecho, Chavira Martínez expuso que la Secretaría del Trabajo está en la mejor disposición de atender cada caso, acudiendo al nivel 17 de la Torre Bicentenario, que es donde la dependencia tiene sus oficinas, a efecto de dar solución a cualquier conflicto laboral, sea del rezago o de los asuntos que diariamente llegan.

Supo reconocer que no se ha disminuido en cifras considerables lo que representa el rezago, pero confió en que en un par de años pudiera abatirse, para que los nuevos juzgados del Poder Judicial inicien de cero expedientes su nueva encomienda.

Para abatir ese tipo de expedientes, indicó que las juntas de conciliación y arbitraje disponen de una plantilla de 300 trabajadores, en los que se ha depositado toda la confianza para sacar adelante este trabajo, que no avanzó en su solución, producto de vicios y corrupción que imperaba en esas instancias laborales.

De los expedientes que llegan a diario, se alcanzan a desahogar en un 50 por ciento, para no ir generando un nuevo rezago.