Prohibido en Tamaulipas que papás le den nalgadas a sus hijos

0
6841
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Rogelio Rodríguez Mendoza.-

Cd. Victoria, Tam.- El Congreso del Estado aprobó reformas a la Ley de Educación y al Código Civil de Tamaulipas, para prohibir a padres de familia y a maestros, la aplicación de castigos físicos a los niños como forma de disciplina y obediencia.

Con el respaldo unánime de los diputados asistentes a la sesión ordinaria del Pleno Legislativo celebrada éste miércoles, fue avalada la modificación al primer párrafo del artículo 30 de la Ley de Educación y el artículo 391 del Código Civil.

La reforma entrara en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial del Estado.

El objeto de la acción legislativa, promovida por la diputada de Movimiento Ciudadano, Guadalupe Biassi Serrano, es proteger la integridad física y psicológica de los menores de edad.

La reforma es importante porque a pesar de los significativos avances en materia de derechos de niñas, niños y adolescentes, el uso de castigos corporales no se ha erradicado, porque la sociedad lo ve como una practica justificada y necesaria para educar o formar a los niños.

De hecho, señala el dictamen aprobado, en algunos países la disciplina ejercida como castigo físico es percibida como algo normal y necesario, especialmente cuando no produce daños físicos visibles o duraderos, lo que provoca que mucha de la violencia que se ejerce contra niñas, niños y adolescentes permanezca invisible y no registrada.

Ante ello, el artículo 30 de la Ley de Educación para el Estado de Tamaulipas, establece ahora que, al momento de impartir educación se prohíbe utilizar el castigo corporal u otra forma de trato humillante en cualquier espacio educativo.

Por lo que hace a la reforma propuesta al artículo 391 del Código Civil para el Estado de Tamaulipas, busca que quienes ejerzan la patria potestad o tengan niños, niñas y/o adolescentes bajo su custodia, les otorguen orientación, educación, cuidado y disciplina. Además de que prohíbe la utilización del castigo físico o cualquier otro tipo de trato humillante como forma de corrección o disciplina.