Guerra comercial

0
17

Adriana Heredia

 

 

El Gobierno mexicano se preocupó más por responder a las acusaciones y berrinches del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que por sentarse a negociar inteligentemente y sacar ventaja para el pueblo mexicano o por lo menos dejar las cosas como estaban y hoy seremos los mexicanos quienes pagaremos  los platos rotos, al fin y al cabo los políticos ya se van.

Cuando desconocemos los temas a fondo, -y tampoco tendríamos porqué ser expertos- opinamos a la ligera y pensamos que en nada nos afectan las medidas arancelarias anunciadas por el vecino país del norte que hay que reconocer no fueron sólo en contra de México si no también de Canadá y los países de la Unión Europea, sin embargo como vecinos hubo en su momento una consideración que ya dejó de existir.

Hace alguna década uno de mis entrevistados me dijo que después de varios años y un gran derramamiento de sangre y pérdidas de nuestra riqueza, México dejó de ser una país dependiente de España, pero que ahora la dependencia era económica, que nos encontrábamos sumisos ante los países económicamente superiores a nosotros que controlaban el mercado internacional, hace una década la moneda mexicana a penas llegaba a los diez pesos por dólar y hoy nuestro billete sigue bajando y es que el dólar no sube, nuestro peso baja, vale menos en el contexto mundial.

Parece que nadie ve la gravedad del problema con esta medida porque hoy es el acero y el aluminio ¿y mañana qué será?, Donald Trump no es el único presidente estadounidense que toma este tipo de medidas para hacer su santa voluntad y mantener en sumisión a los demás países y no sólo a México, nuestro país ha enfrentado medidas arancelarias y hasta cierre de frontera para los productos mexicanos argumentando un sinnúmero de pretextos fundamentados en las leyes que a ellos se les antoje, hoy hablan de seguridad, ayer hablaron de medidas fitosanitarias en contra de productos como el aguacate, el tomate y la naranja,  que a final de cuentas muestra el músculo de la soberbia de un país que nos necesita pero nos impone sus reglas y los mexicanos actuamos como si fuera el único país al que podemos exportar, es cierto es la frontera más cercana y el costo de traslado sería más alto y los dólares hacen brillar los ojitos, pero realmente ¿vale la pena el costo-beneficio?.

 

HAZ

Hace apenas unos días nuevamente en redes sociales se desató una polémica, el presidente Trump amenazó y nuestro presidente Enrique Peña Nieto le contestó respecto al pago del muro que los gringos quieren para marcar la línea divisoria entre ambos países,  y así se la han pasado en los últimos meses, discutiendo por un muro y su pago, dicen en mi rancho que hay maneras de cobrar y una de ellas es “cobrarse a lo chino” ¿lo estarán haciendo de esta manera los norteamericanos?, esa podría ser una de las lecturas aunque algunas personas se preguntarán entonces por qué involucrar a los otros países con el anuncio de las medidas arancelarias, Estados Unidos a través de su actual Presidente no sólo se cobran las ofensas también quieren dejar en claro que siguen siendo uno de los países más poderosos y no van a doblar las manos tan fácilmente, aunque sepan que nos necesitan y no es dejando de enviar el producto una respuesta aunque sí podría ser imponiendo medidas arancelarias similares a lo que importamos, si esto se da,  iniciaría una guerra comercial y la posible escasez de ciertos productos con el agravante de una escalada de precios mayor a la que ya padecemos cada año, cuidado.

[email protected]

Twitter: @adriana_heredia

Facebook: @adrianaherediaperiodista

Comentarios