Exhibirá a influyentes el Director de Tránsito

0
107
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

José Gregorio Aguilar.-

Cd. Victoria, Tam.- El director de Tránsito y Vialidad, Ariel López Talamantes, advirtió que exhibirá a todos los servidores públicos que llaman a su celular para pedir una atención para sus “amigotes borrachos”, que sí tienen cinco mil pesos para gastar en borracheras, pero no para pagar la multa.

“Que les quede claro: si me vuelven a hablar a mi nuevo número, voy a dar santo y seña para ver si así les da un poquito de vergüenza, no es para que me estén hablando los servidores públicos, abogando por sus amigotes borrachos que si tienen cuataro o cinco mil pesos para pagar una borrachera; pero no tienen esa cantidad para pagar la multa”.

La advertencia de López Talamantes surgió después de mencionar que tuvo que cambiar su número de celular, cansado de recibir tantas llamadas de servidores públicos que abogan por sus amigos que conducen bajo los influjos del alcohol. Si no me llama el gobernador ni el alcalde, porqué me hablan otros servidores públicos, cuestionó.

“Soy enemigo del influyentismo, por eso el día de hoy cambié el número de celular. Desde que empezaron las campañas, salen con que oye que cayó un líder, una lideresa, y esos quienes son o que. Si ni el gobernador ni el alcalde me hablan, porqué me van a hablar otros servidores públicos”.

Enfático, el Director de Tránsito insistió en que si en esta semana continúan los funcionarios pidiéndole esa clase de favores que alimentan la corrupción y que atentan contra la honestidad, entonces procederá a “quemarlos” públicamente.

“Si durante esta semana siguen marcando para pedirme las famosas atenciones, los voy a quemar, así que invito a los servidores a que pongan el ejemplo y que se pongan a trabajar en sus distintas áreas a que dejen de abogar por personas que cometen un accidente, matan, causan destrozos, huyen y luego andan buscando pilmama por otro lado”.

Y es que comentó que aunque a muchos les moleste, los operativos viales son con el propósito de salvaguardar la integridad de la población, pues en un accidente podrían lesionar e incluso matar a personas inocentes.