Gobernadores abandonan a Anaya

0
209
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Por Fernando Acuña Piñeiro

 

 

Ante lo que se considera ya como una inminente derrota presidencial para Acción Nacional, ha dado inicio la desbandada de gobernadores panistas que buscan deslindarse del abanderado de su partido, Ricardo Anaya. Recientemente, los mandatarios estatales de Baja California Sur y de Durango, Carlos Mendoza Davis y José Rosas Aispuro, salieron a la palestra nacional para proponer que después del uno de julio haya una refundación del PAN en todo el país.

Para efectos de poder autónomo y de decisiones políticas independientes, paradójicamente a los actuales gobernadores azules, sin excepción, les conviene la derrota de Anaya Cortés, pues de lo contrario hubiesen tenido que soportar un marcado centralismo que incluiría, por supuesto, un tutorazgo avasallador desde el centro del país para los gobernadores de casa.

Será interesante ver qué es lo que pasa con las administraciones estatales del panismo de cara a la elección federal, sobre todo si las posibilidades de que ANAYA gane son cada vez más reducidas. ¿Crecerá el número de gobernadores que empezarán a alejarse de su candidato presidencial, utilizando expresiones como las que acaban de expresar los jefes políticos de Baja California Sur y Durango?

Dichos gobernadores son considerados afines al grupo del calderonismo-zavalismo, al igual que los de Aguascalientes y el de Querétaro. Por lo pronto, la desbandada ya dio inicio. ¿Quién más  buscarán alejarse de alguien como Anaya, que ya apesta a derrota?

Pero hay otra cosa que me parece todavía más importante, y que tiene mucho que ver con lo que en reciente columna les comentaba: Margarita Zavala quiere gobernar el país, en el 2024, y para ello ya está buscando apoderarse del PAN anayista.

En consecuencia, de perder Anaya la elección presidencial, lo que se avecina en el PAN es una etapa de divisionismo y fragmentación, una sorda lucha de poder entre los mismos gobernadores panistas. Unos a favor de devolverle el PAN a Margarita y a Calderón, y otros en pro de refundar un panismo ajeno al matrimonio del ex presidente michoacano.

Entre esos estados que se opondrían a que el PAN sea entregado al calderonismo, podría figurar, por obvias razones, el cabecismo tamaulipeco.

 

¿CÓMO SERÁ LA RELACIÓN DE AMLO CON LOS GOBERNADORES DEL PAN?

En cambio, así como se perfilan las cosas, veremos a partir del uno de julio a una tribu de gobernadores panistas, que seguramente van a ser importantes protagonistas ante el Gobierno de izquierda, en caso de que AMLO llegue a la presidencia. ¿Cómo será el trato de Andrés Manuel con los mandatarios estatales del PAN que ganaron en las urnas del 2016, y algunos anteriores?

Mi apuesta es que va a estar muy cerca de ellos, en todos los sentidos: tanto como para respaldarlos institucionalmente hablando, como también para vigilarlos con lupa. Tal vez no vaya a ser tan ríspida la relación, pero tampoco tan fácil. Un detalle relevante de la relación que viene entre los mandatarios estatales  del PAN con el régimen de AMLO se ubica en el carácter y la personalidad del que podría ser el primer presidente de la República de corte izquierdista.

A Andrés Manuel no le gusta información de segunda mano, es muy directo, y gusta de estar muy cercano a los problemas, por lo tanto cualquier afán de algunos gobernadores por desinformarlo o  proporcionarle datos erróneos podría encontrarse con una respuesta dura de parte de López Obrador.

Sí, como ya se perfilan las cosas, AMLO resulta Presidente electo a partir del dos de julio, nos dicen, iniciaría una radiografía de lo que ocurre en el país, y empezaría inmediatamente a trabajar, con los actores políticos de cada entidad federativa. Es cierto que el sexenio de Enrique Peña Nieto va a seguir ejerciéndose sin contratiempos, pero es obvio que el tabasqueño y su gente de confianza va a estar operando ya desde antes.

Comentarios