Drogas

0
60
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Hazel Valdez Blackmore.-

En Canadá se permite el consumo de mariguana a los enfermos en fase terminal, con esperanza de vida inferior a un año. Esto para elevar su calidad de vida al final de su existencia, pues la mariguana ayuda a soportar el dolor y estimula el apetito, por lo que sirve a los pacientes de sida y de otros padecimientos en su fase terminal, que llegan a la muerte, muchas veces no por los estragos del virus, sino por una aguda desnutrición. Así, quien padezca una enfermedad terminal y cuya esperanza de vida sea inferior a un año, podrá obtener mariguana presentando un certificado médico al Gobierno canadiense.

Otros que se benefician son quienes sufren dolores agudos, como es el caso de pacientes de cáncer, sida, así como formas graves de artritis y problemas en la médula espinal.

Se teme, sin embargo, que los doctores sufran una avalancha de peticiones y que muchas no sean necesariamente por razones médicas.

En los países orientales, el uso de mariguana (conocida como “hashish”) como estupefacienteremonta, por lo menos, dos mil años y con mayor anterioridad, los sumerios en Mesopotamia usaban como estupefaciente y analgésico a la mariguana hace cinco mil quinientos años.

Desde hace mucho se ha usado el opio y la morfina para mitigar el dolor y la mariguana se usa medicinalmente mezclada con otros hipnóticos. Las sustancias que tienen: delta 8 y delta 9 (tetrahdrocanadinol) tienen propiedades medicas que disminuyen en la precepción del dolor y producen un falso alartamiento del tiempo.

Desgraciadamente, el consumo de mariguana tiende a aumentar cada vez más y no por enfermos sino por jóvenes que creen que la supuesta euforia que produce no les creará ningún problema.

El hábito de ingerir o fumar esta hierba se da más entre los adultos jóvenes, entre 18 y 29 años, pero ahora empieza muy pronto.

La mariguana tiene propiedades estupefacientes, olor penetrante y sabor amargo y contiene como principales activos el cannbabinol y el cannabidiol que producen excitación celebral, alucinaciones, euforia, periodos de temor y furor. Se da también disociación de la personalidad y parece que estimulas las tendencias eróticas. Las pupilas se dilatan ampliamente, el pulso se acelera y pueden presentarse temblores y rigidez muscular. Produce una sensación de irrealidad y las percepciones se exageran y se deforman.

Hace efecto más o menos una hora después de ingerida o fumada y en ese periodo latente pueden presentarse trastornos digestivos y sed intensa.

El mayor daño de la mariguana es que forma hábito e induce al empleo de drogas o narcóticos más fuertes, además, su uso prolongado puede conducir a la locura.

Marc Emery es un empresario dedicado a la venta internacional de semillas de mariguana a través de su página de Internet. Comenta que el negocio va en aumento. Sus clientes provienen de todo el mundo, incluyendo a México.

Emery confiesa que fuma dos cigarrillos de mariguana diariamente y que tiene cuatro hijos adolescentes.. ¡ya me imagino el ambiente en la empresa familiar!

Y volviendo al problema, en México, las drogas se están apoderando de las vidas de cientos de jóvenes que se refugian en ellas creyendo encontrar solución a sus dificultades y terminan siendo destruidos por ellas.

Es preciso vigilar a nuestros hijos, especialmente a los adolescentes. Hay que estar muy pendientes si notamos algún cambio en su personalidad: si tienen cambios de humor repentinos, si faltan a la escuela o a sus compromisos o si se han vuelto descuidados en su persona. Todas estas señales son avisos de que algo anda mal. Pero no sólo hay que vigilarlos, sino estar en diálogo con ellos; no perder nunca la comunicación pues nuestra ayuda y comprensión son las únicas que pueden rescatarlos si andan en malos pasos.

Comentarios