Vicente Fox repartirá las boletas electorales

0
184
Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

Fernando Acuña Piñeiro

 

Recientemente se difundió la versión de que el INE le acaba de dar el contrato de distribuidor de todas las boletas electorales que se usarán el uno de julio, a la empresa MyM, propiedad del ex presidente de la república Vicente Fox Quesada.

Esto, desde luego sería muy grave, dado que el ranchero guanajuatense es enemigo declarado de Andrés Manuel López Obrador, y ha señalado públicamente que hará hasta lo imposible por evitar la victoria de AMLO, entre otras cosas, porque el tabasqueño lo dejaría sin su millonaria pensión, de la que actualmente goza, como insultante prerrogativa.

En el libro, “Fox, Negocios a la Sombra del Poder”, escrito por los periodistas Raúl Olmos y Valeria Durán, se detalla que, “a los nueve meses de haber dejado la presidencia de México, Vicente Fox recibió un singular regalo: las acciones de la compañía Transportes FL, SA de CV.”

El obsequio corrió a cargo del empresario Bernardo Lijtszain Bimstein, y dicho negocio pertenece al grupo MyM, integrado al Fondo de Transporte México, dueño de una flotilla de cuatro mil 800 vehículos y con cobertura en 29 estados de la República.

Recientemente se dio a conocer que, mediante la licitación LP-INE-003/2018, la empresa MyM ganó el contrato para llevar en tráileres y camionetas los millones de boletas a los 32 estados del país.

De esta manera, Lorenzo Córdoba le estaría entregando al mayor enemigo político de AMLO una tarea estratégica y fundamental, como es la distribución de las herramientas más importantes de nuestra democracia: las boletas donde se emitirá el voto.

Esperemos que no suceda nada grave, pues al parecer Lorenzo Córdoba estaría poniendo al coyote como guardián de las gallinas.

Imagínese.

 

QUIEREN TUMBAR A AMLO A BASE DE TELEFONAZOS

Pese a que esta situación, ha sido ya denunciada ante los órganos electorales encargados del tema punitivo, es hora que nadie ha frenado la campaña negra de telefonazos a los hogares, a través de los cuales se busca manchar la imagen del candidato presidencial de la Coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador.

Hasta ahora, nadie ha informado quién o quiénes son los responsables de esta guerra sucia, pese a que la información sobre este tipo de actividades que denigran el proceso democrático se encuentra en manos de la empresa TELMEX.

 

EL DESASTRE DE ANAYA AFECTA

A LOS CANDIDATOS DEL PAN

Inusitadamente, la campaña desastrosa del candidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, está dañando seriamente al resto de los candidatos panistas en todo el país. En algunas encuestas, el abanderado del Frente por México ya ha caído al tercer lugar, igualado y superado por José Antonio Meade del PRI.

Por esta razón, se han encendido los focos de alarma en los estados panistas, donde en un inicio se pensaba que Anaya ayudaría a jalar a sus homólogos que actualmente buscan alcaldías, diputaciones federales y senadurías. Pero hoy se ve que es justamente lo contrario.

Tal vez, por esa razón, la fotografía de Ricardo Anaya ha dejado de aparecer en los grandes espectaculares, donde hasta hace unas semanas todavía aparecía al lado de los abanderados del PAN en las principales ciudades de la entidad.

Simple y sencillamente, los altos mandos panistas de Tamaulipas han dado la orden de que la imagen y el nombre de su candidato a la presidencia sea objeto de un manejo más discreto, y sobre todo, alejado de las campañas locales, “para que el “Chicken Little” no los contamine con sus errores y con su mala suerte.

Otra de las versiones que se maneja con insistencia, es en el sentido de que, en los próximos días, varios gobernadores panistas podrían manifestarse abiertamente a favor del priista José Antonio Meade, aunque hasta ahora no dejan de ser meras especulaciones.

Mientras tanto, en el bunker de Ricardo Anaya se encuentran desesperados, y el queretano ha salido a desmentir que Meade se encuentre en segundo lugar. Es la primera vez en la campaña que RAC se ve obligado a una aclaración de este tipo, lo cual ya es un indicador de que algo malo sucede en su equipo, donde, por cierto, ya se empiezan a culpar mutuamente del fracaso político. Uno de los más señalados por su responsabilidad, como el primer consejero del candidato, es Jorge Castañeda.

El principal enemigo, tanto de Anaya como de Meade, es el tiempo, pues hasta el día de hoy, ya solo faltan 12 días para la elección. Pero solo una semana para que el árbitro electoral ordene una veda proselitista en toda la República, con lo cual, como sucede en las peleas de gallos, se cierran las puertas, y los candidatos solo se limitarán a esperar cuatro días, para el día de los comicios.

La celebración del Mundial de futbol, donde por cierto ayer ganó México ante Alemania, rompiendo con la maldición que solía marcarlo como selección débil, ante una potencia futbolística, es un factor que opera también como distractor.

En suma, hasta lo que está sucediendo en el mundial le ayuda a López Obrador, en la medida que la sociedad mexicana está inmersa en el tema del balompié, y ya no presta tanta atención al tema electoral.

Comentarios