Más futbol

0
65
Tiempo aproximado de lectura: 2 minutos

Hazel Valdez Blackmore.-

No conozco mucho futbol, pero me emociona tanto que nuestra gente se una con este deporte. En todas las clases sociales se ve el entusiasmo con que siguen los partidos y la unión y el apoyo que siempre dan a nuestra selección.

Este Mundial está siendo especial. El ganarle México al equipo alemán nos sorprendió y nos está animando más.

El equipo mexicano jugó con mucha seguridad y derrotó al campeón alemán que casi no podíamos creerlo.

Los siguientes partidos han estado “más o menos” pero esperamos al próximo juego de México y que siga la buena suerte.

Este deporte tan querido y deseado en México tiene su historia que me llena de orgullo el cómo llegó a México.

Cuando se celebró el Mundial en 1994, el historiador Enrique Krauze escribió interesante artículo titulado “México en un balón”, publicado en el periódico “El Norte” con fecha 19 de junio de 1994. Lo conservo después de tantos años porque me abrió un camino que desconocía. Krauze, hablando del nacimiento del futbol en nuestro país comentaba:”Un tal Mr. Blackmore importaba balones de Inglaterra”. Esto me hizo empezar a investigar pues el tal Mr. Blackmore era mi abuelo materno.

Mi yerno Jaime Jaime Delgado, conociendo mi interés por el tema, me consiguió un ejemplar de la revista “Líderes mexicanos” de julio del 2007, con un artículo sobre la historia del grupo Pachuca, escrito por el editor adjunto de la revista, señor Jacobo Bautista.

En él se refiere a los ingleses que llegaron a México a finales del siglo XIX y dice: “A México llegaron súbditos de la corona inglesa, en ese momento en la cabeza de la reina Victoria, beneficiados por contratos que el Gobierno de Porfirio Díaz había otorgado a las compañías mineras. Se instalaron por todo el país donde hubiera minas y para divertirse jugaban futbolo”.

Pero los ingleses no podían dejarlo en diversión para la hora de descanso, no, tenían que organizarlo ¿o no fueron ellos los que pusieron las reglas? Así, en 1901, mineros y técnicos de la compañía Real del Monte y Pachuca, se organizaron como debía de ser y formaron equipo, aunque seguían de descanso. El Pachuca Athletic Club es, “pues el primer equipo de México”.

Robert Blackmore, Percy Clifford y Alfred Crowle fueron los grandes artifices del deporte en México. Enseñaron las reglas e incluso traían a México los primeros balones ‘reglamentarios’, tal cual los utilizaban en Europa”. Comenta Bautista en su artículo.

El espíritu aventurero del ingeniero geólogo James Robert Blackmore lo llevó a Tamaulipas donde empezaba a surgir la actividad minera y se instaló en San Carlos, Tamaulipas y en los mineros de San José. Al poco tiempo se casó con la joven Andrea Valdez y en 1904 nació mi madre, María Dolores Blackmore.

Nacieron después: Enrique, Santiago (James), Ricardo, Jorge, Juan Cristina, Guillermo y Emma.

Años más tarde se fueron a Tampico y a la Ciudad de México, trabajando mi abuelo en la compañía petrolera “El Águila”.

Después de la expropiación petrolera, se jubiló y se retiró a vivir a Ciudad Victoria, Tamaulipas, donde falleció en el año de 1939.

Del fuerte roble inglés, del intrépido futbolista, nació una familia de Blackmores que sobrepasan los cuarenta y que con tanto orgullo le rendimos homenaje.

El futbol, tan querido y deseado en México tiene su historia que me llena de orgullo el cómo llegó este deporte a México.

 

 

Comentarios