Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

MOSCÚ (AP) – En un parpadeo, la Copa Mundial se quedó sin los que se suponía, debían ser sus dos grandes animadores.

Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, que libran una puja de años por la supremacía individual en el fútbol, ​​quedaron fuera del torneo el sábado con una diferencia de un par de horas, cuando Argentina cayó 4-3 ante Francia y Portugal sucumbió 2-1 frente a Uruguay.

Los resultados de la primera ronda habían planteado la posibilidad de que Messi y Cristiano se encontrasen en los cuartos de final y los aficionados de todo el mundo comenzaran una relación con esa posibilidad por la rivalidad que hay entre ambos, los cuales son desde hace una década, los dos mejores jugadores del planeta.

El destino dispuso también que el pase de Argentina y Portugal a cuartos de final se definiera el mismo día. La posibilidad se diluyó por la cuenta de los delanteros del París Saint-Germain: Kylian Mbappé y Edinson Cavani, autores de sendos dobles.

Para ellos fue su cuarto Mundial, y probablemente el último, lo que implica que seguramente pasarán por la lista de jugadores más grandes que nunca alzaron la copa, la cual incluye a Johan Cruyff, Alfredo Di Stéfano, Eusebio y Michel Platini.

Messi acaba de cumplir 31 años, mientras que Cristiano tiene 33. Si llegan a Catar 2022, se darán cuenta que lo harán con el excelente nivel que han desplegado todo este tiempo. Los dos se han repartido equitativamente los últimos diez Balones de Oro al mejor futbolista del año.

«No es momento de hablar del futuro de jugadores y entrenadores», dijo Cristiano.

El técnico de Portugal Fernando Santos insistió en que Cristiano sigue vigente y que lo tiene en cuenta para afrontar las eliminatorias a la próxima Eurocopa, a partir de septiembre.

«Cristiano todavía tiene mucho que dar a la selección», señaló Santos. «Cristiano estará con nosotros para ayudar a los jugadores jóvenes. «Más que nunca necesitamos un automóvil y estar a gusto presente».

Se avecina una renovación en Argentina, pero el centrocampista Javier Mascherano sostuvo que Messi no faltará al definirlo como «el único imprescindible».

Argentina, que llegó con muy poco al Mundial, llegó a tomar ventaja de 2-1 sobre Francia en Kazán, después de ir perdiendo 1-0 y por un momento dio la sensación de que podía seguir en carrera. Pero los franceses apretaron el acelerador en el complemento, anotaron tres goles – dos de Mbappé- en 11 minutos y liquidaron las esperanzas albicelestes.

Portugal, por su parte, remó contra la corriente todo el partido, que quedó en desventaja a los seis minutos con el primer tanto de Cavani en Sochi. Igualó a los 54 mediante Pepe, pero Cavani marcó su segundo tanto a los 61 y liquidó el partido.

Cristiano tuvo un arranque fenomenal, anotando los tres goles de un empate 3-3 con España en la primera fecha y el triunfo 1-0 ante Marruecos en la segunda. Frente a Irán, sin embargo, le atajaron un penal y contra Uruguay fue maniatado totalmente, sin estar cerca del gol.

El portugués, no obstante, se lleva cuatro goles y se satisface por lo menos en los partidos, se hecho el equipo al hombro, sobre todo en el primero con España.

La mochila de Messi se va mucho más liviana. Marcó un tanto de su sello en el triunfo 2-1 sobre Nigeria que clasificó a Argentina, pero fue tan solo visible y no fue capaz de enderezar el rumbo de una Argentina confundida, sin una línea definida y que mostró muy poco.

Con Cristiano en sus filas, Portugal llegó a cuartos de final en el 2006, fue eliminado en la primera ronda en 2014 y en la segunda en el 2010 y 2018.

La Argentina de Messi fue finalista en el 2014, llegó a cuartos de final en 2006 y 2010 y no pasó de la segunda ronda en 2018.

Messi suma seis goles en 19 partidos de copas mundiales y Cristiano siete en 17.

A nivel de selecciones, Cristiano tiene la satisfacción de la conquista de la Eurocopa de 2016. Messi, por su parte, cuenta con la medalla olímpica de oro en los Juegos de Pekín 2008, pero ha tenido que masticar la amargura de perder en tres finales de la Copa América, en 2007, 2015 y 2016.